La bajada del Canal ha sido una de las fiestas citadas por los grupos políticos

Con la llegada del verano, las fiestas populares afloran en la Comunidad Autónoma. Los pueblos comienzan a celebrar sus fiestas patronales y los vecinos de los barrios a organizar algunos festejos que tienen años de tradición. Sin embargo, últimamente algunos se han encontrado con “ciertos problemas y trabas burocráticas” que han impedido su realización con normalidad. Así, IU y el grupo municipal de ZeC en el Ayuntamiento de Zaragoza han propuesto al Gobierno autonómico crear un grupo de trabajo que estudie las posibilidades de cada una de las fiestas y se garantice su celebración.

“La propuesta es que se reconozca esta situación, se genere objeto de debate para ajustar la normativa y demos respuesta a esta realidad para garantizar que esta expresión de la vida social no se vea restringida. La propuesta es sensata y necesaria”, ha destacado el portavoz parlamentario de IU, Álvaro Sanz. Sanz ha querido poner en valor los festejos populares, “íntimamente relacionados con la vida comunitaria”, porque han estado “castigados por la pandemia” y constituyen “espacios de socialización importantes”.

El de IU ha insistido en la necesidad de garantizar el desarrollo de estas actividades y que su tramitación no se convierta en una “serie de obstáculos burocráticos”. En este sentido, el Gobierno de Aragón es el órgano que rige todo esto y es el que fija los requisitos exigibles a cada uno de los eventos. Pero “esa normativa fija unos requisitos que son exigibles a los festejos organizados por empresas y deja claro que se puede flexibilizar que esas fiestas populares puedan someterse a unos requisitos más flexibles”. “En Aragón tenemos una ley de espectáculos y hay un catálogo que se define como no exhaustivo que recoge festejos o actividades tradicionales al aire libre, con festejos, música, barras de bar y en ese caso las exigencias se adaptan a la realidad”, ha expuesto el portavoz parlamentario de la formación.

Por su parte, desde ZeC defienden que la aplicación del reglamento “no puede impedir la celebración de actividades en la vía pública”, y por eso buscan llegar a alternativas con la creación de este grupo de trabajo. La concejal de la formación, Luisa Broto, ha recordado que en la pasada corporación municipal se incorporó a un ingeniero que valorase la realización de estas actividades, y que esos son los derroteros que se deberían seguir ahora. En un grupo mixto con técnicos municipales y también con entidades vecinales.

Broto también ha denunciado que el Ayuntamiento está dando “respuestas límite” a los permisos para poder celebrar estos festejos populares. “Los barrios intentan llevar a cabo sus fiestas, están solicitando las autorizaciones con más de tres meses y se les responde una semana o días antes”, ha puntualizado.

LO MÁS VISTO