El alero quiere certificar ya la permanencia. Foto: Basket Zaragoza

A falta de dos partidos para finalizar la temporada, el Casademont Zaragoza está metido de lleno en la pelea por evitar el descenso. El cuadro rojillo se enfrenta este martes a un rival directo ante el que se juega la vida, en un duelo a todo o nada. La plantilla es consciente de ello, y está motivada para sacar adelante el reto. Es más, Adam Waczynski ha sido incluso más claro. “Lo vamos a hacer todo en la cancha para ganar. Si hay que boxear, vamos a boxear”, ha afirmado.

Los jugadores están deseando dedicar una victoria a su gente. “Sabemos que el partido es muy importante. Quedan dos finales”, ha afirmado. El polaco quiere olvidar el varapalo ante Baskonia y centrarse en el próximo duelo, siendo conscientes de que “hay muchos equipos en situación parecida”. Hay que ganar, “todo el equipo está motivado, tras la última derrota incluso un poco enfadado, y eso está bien”.

Tener ese “enfado deportivo” en el vestuario va a “empujar y ayudar” al equipo a lograr el objetivo de hacerse con una victoria vital. No tienen miedo, piensan en positivo, siendo conscientes de que la final “se juega en casa con nuestra gente”. “Es buena oportunidad para enseñar a todo el mundo que somos fuertes. La temporada no es buena y mañana podemos borrar todo. Somos conscientes, estamos preparados y vamos a dar todo en la cancha”, ha sostenido.

Sakota transmite tranquilidad

También ha pasado por sala de prensa el entrenador, Dragan Sakota. No se le ha visto preocupado respecto al último partido porque “no era uno de los objetivos claros de la temporada”. Ya en los primeros minutos se vio que el encuentro “iba a ser muy complicado” y fueron conscientes de que “había tres partidos en una semana”. Además, ha transmitido tranquilidad porque “el partido ante Baskonia no refleja la situación real del equipo”.

Lo decisivo es este partido, y se sabe desde hace días, ni siquiera habiendo ganado a Bilbao hubiese cambiado nada. “Iba a ser así igual de importante fuera cual fueran los resultados”, ha sostenido, a pesar de que reconoce que le hubiese gustado dar “otra imagen”. Sin embargo, se tomó la decisión de, en vez de forzar ciertas situaciones para reducir de 30 a 20, puntos priorizar “otra serie de cosas”. Ahora se miden a un equipo “hecho para competir en Euroliga”, por lo que “no va a ser nada fácil”.

Tanto Sakota como Waczynski han querido mandar un mensaje a la afición que tiene previsto acudir al Príncipe Felipe. «Los últimos partidos que hemos sacado en casa ha sido con el apoyo de la grada”, ha afirmado el entrenador. El alero ha señalado que quieren terminar dando una alegría a la gente de casa, encarrilando la permanencia a la máxima categoría.

NOTICIAS DESTACADAS