En el momento del registro, además de los tres responsables de la venta de estupefacientes, se hallaba una cuarta persona que había accedido al inmueble para la compra de cocaína

Agentes del Equipo Territorial de Policía Judicial-Roca de la Guardia Civil de Caspe han desmantelado un punto de venta de drogas al menudeo en esta localidad, saldándose la operación con la detención de tres personas por tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal. En total se han realizado dos registros en los que se hallaron diferentes cantidades de metanfetamina, hachís, cocaína y marihuana.

La investigación se inició tras tener conocimiento de la posible existencia de una vivienda, en la ciudad de Caspe, cuyos moradores podrían estar dedicándose a la venta de sustancias estupefacientes. La información recabada permitió determinar la identidad de tres personas que vivían en dos pisos diferentes del mismo bloque de viviendas y de manera ilegal, puesto que no eran de su propiedad. Al mismo tiempo, se verificó cómo al citado inmueble accedían multitud de personas, conocidas varias de ellas por los agentes ya que habían sido denunciados por tenencia y consumo de drogas en la vía pública.

Una vez obtenidos los indicios que evidenciaban la existencia de un punto de venta de estupefacientes en dicho lugar, la Guardia Civil procedió a realizar dos registros en las viviendas de los sospechosos la noche del 5 de mayo. En ambos inmuebles se hallaron 44 dosis de cocaína dispuestas para su venta, 11 gramos de cocaína, 76 gramos de hachís, más de 100 gramos de marihuana, nueve gramos de metanfetamina, una báscula de precisión y cinco teléfonos móviles.

En el momento del registro, además de los tres responsables de la venta de estupefacientes, se hallaba una cuarta persona que había accedido al inmueble para la compra de cocaína.

Por todo lo anterior se procedió a la detención de tres varones, de edades comprendidas entre los 32 y 59 años, de nacionalidad marroquí, y a los que les constan antecedentes policiales, como presuntos autores de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas y otro de pertenencia a grupo criminal. Quedaron a disposición judicial el pasado viernes 5 de mayo.

Durante la inspección de los inmuebles se observó que pudieron estar suministrándose de electricidad de manera ilícita, por lo que se puso en conocimiento de la empresa para que se verifique este extremo.

NOTICIAS DESTACADAS