Los organismos “tratarán de empujar” los derechos contemplados en la Ley Trans

“Es un día de gran satisfacción”. Este jueves, Aragón daba un paso más hacia la igualdad real del colectivo Lgtbi y Trans. Aunque fue en 2018 cuando las Cortes aprobaron por unanimidad la Ley Trans y la Ley contra la Discriminación, ha sido esta mañana cuando se han constituido los órganos que protegerán los derechos de dicho colectivo en la Comunidad. “Vamos a plantear qué medidas tenemos que tomar para controlar que estas leyes se vayan poniendo en práctica y los derechos sean una realidad, y también para denunciar cualquier tipo de discriminación”, ha asegurado la consejera de Ciudadanía, Marivi Broto.

Precisamente, la titular de Ciudadanía ha apuntado que estos organismos “tratarán de empujar” los derechos contemplados en la Ley Trans. “Para nosotros es una satisfacción muy grande que las leyes no sean papel, sino que los derechos que en ellas se contemplan sean una realidad”, ha sostenido. Reconociendo en todo momento que la Covid-19 paralizó la puesta en marcha de la ley, Broto ha defendido que su Departamento “en cuanto pudo se puso a trabajar en ello” debido a la importancia que supone. «Reconocemos los derechos de personas que han permanecido escondidas por su orientación o identidad, y de otras que, gracias a estas leyes, podrán tener unos derechos plenos”, ha indicado.

En este sentido, será el Comité consultivo contra la discriminación por identidad o expresión de género (Comité Trans) quien defenderá la «misión» de la Ley y planteará diferentes medidas de estudios y políticas en la administracion y en empresas en relación con la igualdad plena de derechos. Mientras que el Observatorio aragonés contra la discriminación por orientación sexual, expresión o identidad de género (Observatorio LGTBI) denunciará cualquier discriminación. «Aunque esto ya lo realizaba la consejería de Igualdad y Familias, de una manera legal se reconoce ese organismo para que en él se planteen todas aquellas situaciones sobre discriminaciones y cómo evitarlas», ha explicado Broto.

Los órganos se reunirán de forma periódica, «anualmente al menos y cuantas veces sea necesario». Además, en su constitución participan miembros del Gobierno, tanto autonómico como nacional, de otras instituciones, asociaciones y agentes sociales.

«La DGA se ha empeñado en ese avance de derechos» 

Para la directora general de Diversidad Sexual y Derechos Lgtbi del Ministerio de Igualdad, Boti García, la constitución de estos órganos es un “orgullo”, “honor” y “satisfacción”. “Dar la enhorabuena al Gob. de Aragón; que han hecho posible y se han empeñado en este avance y, desde luego, todo mi cariño a todos y cada uno de los que representan el activismo aragonés, sin cuya lucha no estaríamos donde estamos. Tanto el comité consultivo como el observatorio son instrumentos de empuje para contar en la conquista de los derechos de las personas Lgtbi”, ha apuntado.

Por otra parte, García ha hecho hincapié en el trabajo de la autonomía con el avance en derechos del colectivo. “Aragón tiene unas leyes autonómicas, ha hecho perfectamente su trabajo, sigue haciéndolo con el avance de hoy y ahora esas leyes que tenemos en los territorios se van a rematar, y se tienen que rematar, con la Ley estatal Trans y Lgtbi», ha expresado.

Los colectivos aragoneses ratifican ese «avance» en la igualdad 

“Es un avance para que los derechos de las personas trans sean empiecen a ser evaluados en Aragón y se vea si realmente se está aplicando la legislación como se debe”, ha manifestado el presidente de Visión Trans en Aragón, Eri García.

“Se tiene que notar en que todas las personas trans podamos acceder en igualdad de condiciones al resto de la ciudadanía en todos los ámbitos en los que nos desarrollamos cada día, tanto en Educación como Empleo, Ocio, Cultura”, ha recalcado, asegurando que «antes había una desprotección total, sobre todo las mujeres trans migrantes y menores, que ahora están incluidas en toda la legislación”.

Asimismo, ha aseverado que la ley aragonesa es un «ejemplo para el resto de España». «No solamente por el reconocimiento de derechos que supone, ya que es la primera legislación en Aragón específicamente trans, sino también es un paso más para que la Ley estatal Trans sea aprobada con esas bases que establecen las comunidades sin bajar ni un ápice el reconocimiento de derechos que tenemos ahora”, ha explicado.

Por su parte, Leticia Ojeda, técnica de iguales de la Asociación Somos Lgtb de Aragón, ha decidido postularse para el Comité consultivo de las personas trans. “La DGA tiene una posición muy asertiva hacia el apoyo de la diversidad en la comunidad y en este comité vamos a ver el apoyo de desarrollo de las políticas de la ley que se aprobó en 2018”, ha señalado.

En este sentido, Ojeda ha reconocido que “a nivel general representamos un mayor número que no se cuantifica porque no tenemos recursos para legalizarnos”. “Aquí puedo cambiar mi documentación porque esta Comunidad me lo permite y en otros documentos como el DNI no puedo hacerlo si no tengo una situación administrativa nacionalizada. La Ley dice algo discordante de lo que debería ser”, ha denunciado.