La reunión con la delegada ha tenido lugar este martes

Dicen desde Atrapavientos que lo que hacen es hermoso, pues qué puede haber más hermoso que compartir todo aquello que sentimos cuando nos adentramos en una historia por primera vez. Dicen también que haber recibido el Premio Nacional de Fomento a la Lectura y haber sido elegidos entre decenas de candidaturas también es bello, porque ellos se dedican a hacer volar aquello que aman: la literatura. La asociación aragonesa Atrapavientos se ha reunido este martes con la delegada del Gobierno en Aragón, Rosa Serrano, tan felices como sorprendidos por haber recibido este premio nacional. «Cuando nos llamaron fue una sorpresa y pensábamos que nos estaban gastando una broma», ha reconocido el presidente de Atrapavientos, Jorge Gonzalvo.

Atrapavientos es una organización altruista que lleva 13 años haciendo volar los libros allá donde los amen tanto como ellos a través de talleres y actividades en colegios u hospitales. «Libros que importan» es uno de sus proyectos más grandes y gracias a él 20.000 personas de unas 89 ciudades nacionales e internacionales han podido intercambiar libros y dedicatorias en una especie de amigo invisible. «Queremos seguir afianzándolo porque nos parece muy bonito que alguien pueda coger ese libro que tanto le gustó, envolverlo, ponerle una dedicatoria y recibir otro libro sorpresa a cambio», ha expresado Gonzalvo.

Otra de las iniciativas en la que ya están trabajando para hacerlas de nuevo en Zaragoza y otras ciudades es Lucha Libro, un ring literario en el que los adversarios tienen que enfrentarse a través de las palabras. Sería algo así como las batallas de gallos en el rap, pero contando historias directas desde la imaginación para derrotar al adversario. «Es una actividad que nos gusta mucho y que queremos hacer de nuevo en Zaragoza a nivel nacional. Que vengan jóvenes de todos los lados a batallar y demostrar que, como dice nuestro lema, las palabras son más fuertes que los puños», ha contado Gonzalvo.

«Sobre todo queremos trabajar en llevar la literatura a los jóvenes y acercarles ese mundo que es la escritura y los libros», ha comentado Jorge Gonzalvo. Atrapavientos también ha llevado la literatura al mundo rural y a aquellas personas con riesgo de exclusión social. «Una de las cosas que más hay que valorar de Atrapavientos es esa función social que tienen y también de hacer a todo el mundo partícipe en la lectura y de hacer sentir a través de los libros», ha relatado la delegada del Gobierno en Aragón, Rosa Serrano.