La Inmortal se mantiene como un buen escaparate para el audiovisual aragonés.

Zaragoza se convirtió el año pasado en una ciudad pionera en el apartado audiovisual. A la apuesta de la capital aragonesa, y de toda la comunidad, de ser toda una tierra de cine, el Ayuntamiento de Zaragoza añadió la creación de La Inmortal, un campus de verano dedicadas al cine y a las series hechas en España. Un importante refuerzo al sector audiovisual de la tierra y de todo el país.

El segundo año de La Inmortal mantiene la esencia de su edición debut. Multitud de charlas, conferencias, mesas redondas y clases magistrales acercan a los alumnos, en su mayoría personas relacionadas con el sector audiovisual, todos los apartados que hacen posibles las películas y series que vemos. Todo el proceso, desde el guion hasta la promoción, pasando por la edición, la fotografía o la producción, tiene cabida en este curso de verano.

Con una acogida importante por parte del público, que ha vuelto a acudir tanto en formato físico como en digital, el campus afronta sus tres últimas jornadas. Un final de fiesta que tiene como plato fuerte la clase de Rodrigo Cortés, reciente ganador del Feroz a la Mejor Dirección por “El amor en su lugar”, que repasará junto a Luis Alegre toda su trayectoria tras las cámaras.

Consenso por la buena acogida

Este miércoles la jornada de La Inmortal ha estado capitaneada por “Lo que viene”, las dos sesiones fuera de ciclo que sirven como escaparate del audiovisual aragonés. La vicealcaldesa y consejera de Cultura y Proyección Exterior del Ayuntamiento de Zaragoza, Sara Fernández, ha estado presente en una sesión que “confirma que La Inmortal es un gran escenario para lanzar el talento local y para demostrar que Zaragoza es una ciudad de cine”.

Por su parte, uno de los directores del campus, Fernando de Luis-Orueta, ha asegurado que en la organización están “muy contentos” por la acogida del ciclo en su segunda edición. “Hemos mantenido la apuesta por las charlas prácticas, para que los estudiantes puedan sacar experiencias”, ha señalado De Luis-Orueta, que ha considerado que “es importante que la industria aragonesa tenga su espacio, que muestre su músculo y cuente lo bien que funciona”.

NOTICIAS DESTACADAS