visitas en zaragoza
Recorrido por el Ebro en piragua. Foto: EbroNautas

Cuando uno visita Zaragoza además de un cierzo que le indica que, efectivamente, está en la ciudad del viento, es probable que se deje llevar por la majestuosidad de la Basílica de Nuestra Señora del Pilar, que su imaginación vuele a la Saraqusta de los musulmanes en el Palacio de la Aljafería o que al recorrer el Parque Grande José Antonio Labordeta se sienta como en un gran bosque dentro de la ciudad. Pero Zaragoza es mucho más que sus grandes atractivos y es que hay lugares escondidos y visitas sorprendentes que no todo el mundo conoce. Hoy te traemos cinco de ellas para conocer la ciudad desde otra perspectiva.

1. Pisar las tablas del teatro más importante de Zaragoza 

Abría sus puertas el 25 de agosto de 1799 sin saber que por sus tablas pasarían los más importantes actores y las más bellas representaciones. El Teatro Principal es el coliseo más emblemático de Zaragoza y solo hay que entrar y pisar su aterciopelado suelo o levantar un poco la vista para admirar la belleza y encanto que rodea a este edificio. Además de danza, teatro y música, sobre las tablas del Principal también podrás estar tú y es que el teatro ofrece visitas guiadas gratuitas para todos aquellos que quieran perderse en este edificio de cuento.

Son visitas para un máximo de 15 personas que funcionan por invitación y que permitirán a los más afortunados recorrer los camerinos, perderse por los entresijos y los juegos de luces y maquinaría que hacen el teatro todavía más mágico, visitar el vestíbulo, la sala y el escenario y conocer un poco más sobre la historia del edificio.

En la web del Teatro Principal (https://teatroprincipalzaragoza.com/visitas-guiadas/) aparecerán próximamente las nuevas fechas de las visitas. Un recorrido único para vivir el teatro todavía más de cerca.

El Teatro Principal acoge visitas guiadas gratuitas

2. De paseo por el subsuelo 

Hace muchos años, cuando Zaragoza era Caesaraugusta y el Teatro Romano y el Foro brillaban en la superficie de la ciudad, una extensa red de cloacas y de pasadizos comenzaban a forjarse unos cuantos metros por debajo del suelo. Algunos de ellos han llegado hasta nuestros días, mientras que de otros solo tenemos unos resquicios.

Y, ¿sabías que en pleno centro de Zaragoza hay una auténtica caballeriza del siglo XVI? Está en el impresionante edificio de la Real Maestranza de Caballería (C. Diego Dormer, 21), una de las primeras de España y un lugar con tantos y tantos años de historia que entrar en él es hacerlo como en otro mundo.

A las caballerizas se accede a través de unas escaleras (algo inclinadas, eso sí) y allí se podrá ver el que era el hogar de caballos y yeguas cuando los nobles recorrían las empedradas calles de la ciudad a sus lomos. Además, aprovechando la visita también podrás conocer la casa de la Real Maestranza que te sorprenderá por lo majestuoso y lujoso de sus estancias.

Las visitas guiadas se pueden hacer los sábados y domingos (menos en el mes de agosto) en horario de 11.00 a 14.00 horas y tienen un precio de 2 euros para el público general, de 1,5 euros para estudiantes, familias numerosas, carné joven y personas con discapacidad y es gratuito para mayores de 65 años, niños de 5 a 7 años o desempleados.

La única caballeriza del siglo XVI se encuentra en la Real Maestranza de Caballería. Foto: Laura Trives

3. Conviértete en un jugador del Real Zaragoza 

Zaragoza es ciudad de leones, nobleza y valor y esa ciudad no sería nada sin el equipo que defiende sus colores: el Real Zaragoza. La Romareda es el templo para una afición entregada y pasional y un lugar que llama la atención a los visitantes por ser el estadio que ha acogido finales de la Copa del Rey, partidos de los Juegos Olímpicos o de la Copa del Mundo.

Es el hogar del equipo desde 1957 y gracias a las visitas guiadas que ofrece podrás saltar al césped como uno de tus jugadores favoritos o sentarte en el banquillo a esperar a hacer una de las mejores jugadas de tu trayectoria.

Las visitas comenzarán a partir del 15 de agosto por las obras que se están acometiendo en el estadio y son gratuitas para abonados, simpatizantes y menores de 14 años y de diez euros para no abonados. Así, desde la puerta de jugadores y árbitros se hará un recorrido por la sala de prensa, la zona mixta, los vestuarios y el túnel de vestuarios, el terreno de juego y el banquillo.

La Romareda es el templo para una afición entregada

4. Hogwarts y sus trucos en un Sótano Mágico 

El Sótano Mágico (San Pablo, 43) es ese lugar al que todo aspirante a entrar en Hogwarts debe acudir. Y es que aquí te enseñarán algún que otro hechizo más que el Wingardium Leviosa o el Alohomora para que seas el alumno más aventajado de la Escuela de Magia y Hechicería. Cuando entras al Sótano Mágico las varitas y los trucos vuelan y tú con ellos, pues es un lugar especial en que hay talleres de iniciación a la magia y clases para convertirte en un auténtico mago.

Pero si el Sótano Mágico ya es impresionante, lo que esconde en el verdadero sótano te dejará sin palabras. Allí está el Museo de la Magia, un lugar que se puede parecer un poco al Museo del Ocultismo de Ed y Lorraine Warren (de la terrorífica película Expediente Warren) pero sin magia negra ni muñecas diabólicas.

Fotografías, objetos y cachivaches mágicos te transportarán a esa época de los magos de antaño que impresionaban a damas y caballeros con trucos y varitas. Podrás conocer las historias y a los magos más grandes de todos los tiempos e incluso experimentar algo de su magia con sorpresas que no te dejarán indiferente. Espejos, trajes, capas y cajas de magia te esperan en un lugar único del que, quizás, te vayas sintiendo algo diferente. Y es que en eso consiste la magia, ¿no?

El Museo de la Magia se encuentra en el Sótano Mágico

5. Ver el Ebro desde dentro 

Dice la jota que «el Ebro guarda silencio al pasar por el Pilar» y ahora podrás comprobarlo sumergiéndote en él y surcándolo como un auténtico navegante. El descenso en piragua por el río es una de las actividades más refrescantes y originales que hacer en Zaragoza. Aunque también hay otras opciones y EbroNautas ofrece descensos en balsas para grupos más grandes.

Entre los meses de abril y octubre podrás recorrer el río al tiempo que haces algo de ejercicio y ves la ciudad desde el agua en un paseo de aproximadamente 3 horas y media si es media jornada. De forma orientativa, un descenso programado en piragua de media jornada cuesta 36 euros por adulto (32 euros para grupos de más de 8 personas), 30 euros para estudiantes menores de 25 años y 25 euros para menores de 16.

La actividad se puede reservar en la página web de Ebronautas.

El descenso en piragua por el río es una de las actividades más refrescantes y originales. Foto: EbroNautas

LO MÁS VISTO