Aínsa

Después de dos años muy lastrados por la pandemia, Aínsa continúa en la senda de la recuperación del turismo, especialmente del extranjero. Durante la primavera ya se registró un incremento del 70% respecto al año anterior. Pero con la llegada del verano, visitantes de Francia, Alemania, Holanda o Bélgica han elegido la localidad pirenaica también en junio, con una extraordinaria subida del 206 % con respecto al mismo periodo de 2021.

El crecimiento ha supuesto que 1012 viajeros hayan solicitado información en la Oficina de Turismo Municipal, un 28% del total. En 2021 rozaba tan solo el 10%. La esperada noticia ha sido recibida como un soplo de aire fresco a las puertas del comienzo del Festival Castillo de Aínsa, que en su trigésimo segunda edición espera recuperar tanto al público nacional como al francés, habitual del evento en ediciones previas a la pandemia.

Beatriz Salcedo, teniente de alcalde y concejala de Turismo del ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe, ha explicado que “el ritmo turístico ya es similar al de 2019, un año que se recuerda como uno de los mejores y del que apenas nos distanciamos en este mes de junio en un 4%. En muchas de las fechas que tenemos por delante se roza el 100% de ocupación y estamos convencidos de que va a ser una excelente temporada para el sector”.

En el cómputo global, las cifras recogidas este mes de junio superan en un 6,5% a las de 2021. El turista centroeuropeo vuelve con fuerza, pero también lo hacen visitantes de otras nacionalidades como Reino Unido, Estados Unidos, Israel o Argentina. La información comúnmente solicitada es la relativa a la propia villa de Aínsa, a sus pueblos, al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, otras opciones de senderismo, Zona Zero Pirineos, ocio y entretenimiento en la zona.

Con el comienzo del mes de julio, se espera que la afluencia no solo se mantenga, sino que crezca sustancialmente apoyada por el Festival Castillo de Aínsa, que este año se celebrará del 2 al 30 de julio con una treintena de actuaciones.

NOTICIAS DESTACADAS