La muestra se podrá visitar hasta finales de agosto.

Los llaman clásicos por no llamarlos eternos. Autores que rompieron los cánones, reventaron la historia y cambiaron para siempre el arte. Tanto el suyo como el futuro. Goya, Rembrandt o Velázquez forman parte de una nómina que transformaron la pintura y que sigue sirviendo de inspiración a muchos artistas contemporáneos. Uno de ellos, Enrique González, vuelve a estas míticas obras en su muestra “Una mirada a los clásicos”.

La exposición, que ya se puede visitar en la sala 4º Espacio de la Diputación de Zaragoza, recoge casi una treintena de obras de este autor madrileño que mir a los ojos a algunos de los pintores más reconocidos de todos los tiempos. Una colección de 29 piezas en las que González se enfrenta a los trazos más populares de siempre. Así, el autor quiere traer hasta el siglo XXI a estos autores clásicos a través de novedosas interpretaciones que incluyen nuevos personajes, cambios de escenarios o elementos decorativos diferentes.

Una defensa total de la pintura y de la visión más poética y retórica que tiene el arte. Una apuesta directa de González por la pausa y el espacio, por un arte que puede ser válvula de escape en una sociedad que obliga a todos sus ciudadanos a vivir atados al móvil y a solo pensar en la velocidad. Recuerdos, pasiones, luces y sombras se dan cita en “Una mirada a los clásicos” para conseguir que todos los visitantes puedan apreciar algunas de las grandes joyas del arte universal.

Una exposición en busca de la intimidad

La reflexión que “Una mirada a los clásicos” ofrece a todos sus posibles visitantes no se limita a aquellos que se acerquen una tarde hasta la exposición. Esas vueltas a la cabeza y ese pensamiento también llegan a los más diestros en la materia. “Los artistas estamos en el taller cada día y es la pintura la que nos lleva hacia delante”, ha explicado González, que agradece la creación de exposiciones “porque nos ayudan mucho a reflexionar sobre todo el trabajo que hemos hecho”.

Entrando más en la muestra que se ha presentado este miércoles, el pintor madrileño ha confesado que su inspiración en cuadros clásicos busca “darles una vuelta y recrearlos de alguna otra manera”. Un acto que supone que todos sean “recuperaciones de cuadros clásicos, pero sujetas a algún cambio”. “Me interesa mucho recuperar el mundo de la pintura clásica, porque creo que estamos en un mundo demasiado conectado”, ha sentenciado González.

González reconstruye en cada cuadro una obra de un autor clásico.

La falta de relación en la actualidad con los autores clásicos, en casi todos los campos, es un drama para el autor. “Es importantísimo conocerlos a todos”, ha señalado, antes de añadir que “cuando pinto, alucino con las cosas tan increíbles que estos autores hicieron en su momento”. “Cuando miras un cuadro, cómo hacen las cosas te vuelve loco, porque, aunque queramos hacer fuegos artificiales, todo está en los clásicos”, ha concluido González, animando una vez más al público a acercarse a aquellos que lo hicieron antes, y mejor, que nosotros los contemporáneos.

“Usamos otras gafas diferentes para hacer un intenso diálogo con cada obra”, ha resumido la diputada provincial delegada de Cultura, Ros Cihuelo. Una relación con los cuadros que también viene con la necesidad de “replantearnos si vale la pena que el arte siempre piense en descubrir algo nuevo”. Cihuelo, que ha asegurado que para la institución a la que pertenece es “todo un honor” poder exponer la obra de González, ha comentado que el trabajo del autor madrileño consigue “a través de obras muy reconocibles para el gran público” la difícil tarea de “recuperar el misterio y el amor por la pintura”.

La muestra “Una mirada a los clásicos” podrá verse hasta finales de agosto en la sala 4º Espacio de la Diputación de Zaragoza. La entrada es libre, en horario de 11.00 a 14.00 horas y de 18.00 a 21.00 horas de martes a sábado. Los domingos solo se podrá visitar en horario de mañana, mientras que los lunes permanecerá cerrada.