El Palacio de Sástago acoge una exposición con 33 de las participantes en el certamen. Foto: Laura Trives

Sobre un fondo blanco, una figura llena de color mira al frente. Quizás, aquellos que lo admiran, pueden pensar que las decenas de tonos que se extienden en el lienzo son sinónimo de alegría y viveza. Pero si algo tiene el arte expresionista es que no explica y si algo tiene el arte en general es que nadie lo vive, ni lo entiende, de la misma manera. Y es que el lienzo «Refugiad@» de Federico Contín está lejos de representar algo feliz ya que refleja el horror de esa guerra de Ucrania a través de la mirada perdida de un niño que el artista vio hace algunas semanas en el albergue de Zaragoza. Y precisamente esa mirada artística de Contín para captar y reflejar tanto en el lienzo le ha valido el XXXIII premio de arte Santa Isabel que concede la DPZ. El accésit ha recaído en «Amarillo que te pillo», una obra fresca y caótica que habla del arte callejero y que firma Pablo Tello.

Ambas obras podrán admirarse junto a una selección de 33 de las participantes en el prestigioso premio de la DPZ en una exposición en el Palacio de Sástago hasta el 28 de agosto. Lienzos, arte abstracto, expresionismo, paisajismo, fotografía, escultura y proyecciones se podrán ven en una rica y variada muestra que pretende poner de manifiesto la importancia del arte para entender el hoy y la apuesta de la institución por llevar el arte donde a menudo no llega.

Foto: Laura Trives

La obra ganadora y el accésit presiden la exposición como en una contraposición de intenciones pues el color sirve en cada una de ellas para expresar algo. «La guerra de Ucrania o todos esos conflictos que se han vivido en el mundo inevitablemente acaban olvidándose y el arte viene a ser en estos casos la memoria de todo lo que ha ocurrido, igual que son los Fusilamientos del 3 de mayo o el Guernica. Vienen a decir que no nos olvidemos de esas cosas que, quizás, en un futuro vuelvan a ocurrir», ha explicado Contín.

Su lienzo quiere expresar esa mirada hacia la realidad de un país en medio de la ingenuidad e inocencia de unos niños refugiados que, en su llegada al albergue de Zaragoza, reían, corrían y jugaban ajenos a las llamas y el horror que hacía arder su Ucrania natal. «Cuando eres padre te cambia la forma de ver las cosas y me fije en ese niño que estaba solo, sentado y mirando al frente porque en sus ojos sí que se reflejaba la tristeza de todo lo que había vivido para salir de su país», cuenta el artista.

Una obra caótica, pero ordenada, llena de color, pero con el amarillo como indiscutible protagonista. Así es «Amarillo que te pillo», la creación de Pablo Tello que quiere ser «una obra de arte total». «He combinado la fotografía, la pintura, la escultura, la escenografía, el tema de la moda y a través de una imagen he podido conjugar todos estos elementos e imitar a esos expresionistas alemanes que hacían obras de arte totales. La obra es como un choque de cosas, pero está todo muy medido, refleja como los dos sentidos, el del humor y el del amor, y para ello el amarillo es el color fundamental», ha reconocido Tello.

Foto: Laura Trives

El premio Santa Isabel de Aragón es el reconocimiento con más prestigio de la DPZ en el ámbito de la cultura. Aúna premios en todas las disciplinas artísticas como la pintura, la poesía, el cómic o la fotografía. «Esto es una evidencia de la apuesta que hace la DPZ por la cultura y por el talento que hay en la provincia en todas estas disciplinas. Son unos reconocimientos a ese tiempo que los artistas dedican a la creación. Además no debemos olvidar que contribuyen de una manera muy importante al PIB con su arte», ha comentado la diputada delegada de Cultura de la DPZ, Ros Cihuelo.

Así, la muestra del Palacio de Sástago estará abierta al público de martes a sábado de 11.00 a 14.00 horas y de 18.00 a 21.00 horas de manera gratuita.