Robles junto a la delegada del Gobierno, Rosa Serrano, se ha trasladado hasta la Base Aérea de Zaragoza, sede del BIEM IV

Robles en Zaragoza: "Cuando hay un incendio y llega la UME, la gente descansa mucho más tranquila"

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha visitado este viernes en Zaragoza el Cuarto Batallón de Intervención en Emergencias (BIEM IV) de la Unidad Militar de Emergencias (UME), donde ha agradecido a sus integrantes su participación en la lucha contra los incendios forestales y su dedicación y compromiso en condiciones muy peligrosas. La ministra ha destacado que “cuando hay un incendio y llega la UME, la gente descansa mucho más tranquila”.

Robles junto a la delegada del Gobierno, Rosa Serrano, se ha trasladado hasta la Base Aérea de Zaragoza, sede del BIEM IV, para conocer el despliegue del batallón en la campaña de Lucha contra Incendios Forestales (LCIF) 2022.

La ministra ha sido recibida por el jefe de la base, general de brigada del Ejército del Aire, Santiago Ibarreta, y el jefe del BIEM IV, teniente coronel del Ejército de Tierra, Manuel Montero, quien ha realizado una presentación sobre las recientes actuaciones del batallón.

“Quiero agradecerles y reconocerles todo el esfuerzo y el trabajo que realizan en unas condiciones muy peligrosas”, ha afirmado la ministra. “Y quiero pedirles que se cuiden mucho, porque seguramente, como todos los veranos, será un verano de riesgo”, ha añadido.

El BIEM IV colaboró entre el 15 y el 22 de junio en la extinción de varios incendios que se produjeron en su zona de actuación y afectaron a puntos de Navarra, Lleida, Zaragoza y Teruel, donde se desplegaron 713 militares y 134 medios, reforzados con otras unidades de la UME. En Aragón se trabajó en los incendios de Castejón de Tornos y en el de Nonaspe. En este último se contó con la presencia de 203 militares que trabajaron conjuntamente con los medios del Gobierno de Aragón para su extinción.

El jefe del batallón, el teniente coronel Manuel Montero, ha destacado en su intervención la “excelente coordinación que existe con las autoridades civiles”, fundamental para hacer frente a situaciones tan complicadas como la que se produjo en Cataluña, donde llegó a haber treinta incendios simultáneos.

Montero destacó que los incendios ocurridos este año se han visto agravados por una combinación entre tormentas secas y un terreno muy seco, y advirtió del riesgo ante las previsiones de subidas de temperaturas a partir de la próxima semana. En otra intervención, el capitán Abad ha expuesto cómo fue la participación de su subgrupo táctico en uno de los incendios, donde debieron realizar contrafuegos para evitar que llegara hasta una población, debido a un cambio de viento repentino. Asimismo, ha destacado el reconocimiento de la ciudadanía a la labor de la UME: “Cuando hay un incendio y llega la UME, la gente descansa mucho más tranquila”, ha dicho.

Despliegue de la UME contra los incendios forestales 

La UME desplegó al inicio de esta campaña un total de 919 efectivos y 308 medios en las regiones que han solicitado su colaboración en tareas de extinción: Teruel, Navarra, Zaragoza, Zamora, Lleida y Castellón.

En los operativos han intervenido cinco Batallones de Intervención en Emergencias (BIEMs), que han contado con el apoyo del Grupo 43, del Ejército del Aire y del Batallón de Helicópteros de Emergencia (Bheleme II) del Ejército de Tierra.

En cifras totales, la UME contribuye en la campaña estatal de LCIF de 2022 con 1.400 militares en ataque directo al fuego y con 1.500 militares en funciones de apoyo logístico. El dispositivo permanecerá activo hasta el 31 de octubre e incluye los medios aéreos del Grupo 43 del Ejército del Aire.

LO MÁS VISTO