El precio es de cuatro euros por menú

Los mayores acogen con buena gana la ampliación del servicio de comedor de Zaragoza en agosto

Las personas usuarias de los centros de convivencia para mayores de Zaragoza han acogido de buen grado la iniciativa del Ayuntamiento de ampliar al mes de agosto el servicio de comedor. En la primera semana, se han servido 357 menús en los dos centros municipales -el de La Jota (126) en la margen izquierda y el Laín Entralgo (231) en la derecha- que por primera vez abren sus comedores durante este mes en el que tradicionalmente cerraban sus puertas. La media de asistentes diarios en el mes de agosto es de 25,2 comensales en la Jota y 46 comensales en el Laín. De los 231 menús servidos en el Laín, el 40% son menús para diabéticos.

En estos dos centros se ha incrementado el aforo máximo, que ha pasado de 48 a 60 en cada uno. Tal y como ha explicado la concejala delegada de Mayores, Paloma Espinosa, quien ha visitado el centro acompañada por el consejero de Acción Social, Ángel Lorén, se trata de dos de las instalaciones con mayor volumen de usos durante el año, ya que entre ambas suman 9.000 menús anuales, y su ubicación facilita el acceso desde los distintos barrios de la ciudad.

Ya en enero de 2020, la Concejalía de Mayores decidió extender el servicio a los fines de semana. Además, a finales de 2022 abrirán dos nuevos comedores en los distritos de Torrero y Universidad, por lo que serán ocho los centros que ofrezcan este servicio durante el año. Con todas estas medidas, el número de comidas anuales alcanzará las 96.912, un 36% más que en 2019. Hasta el 31 de julio, los seis comedores han servido durante este año más de 20.150 comidas.

El precio es de cuatro euros por menú. Este martes, los comensales degustarán patatas a la riojana, merluza al horno con cebolla con pan y postre.

Lorén ha resaltado la “apuesta clara” del Gobierno municipal por los mayores durante este mandato, en el que además de crear la Concejalía del Mayor para impulsar estas políticas de forma más directa, se han ampliado las plazas y horarios de los comedores, se han proyectado otros nuevos, como el centro de convivencia de Universidad, y se han regularizado las actividades mediante el primer concierto que realiza el Ayuntamiento. Además, el pasado mes de julio se aprobó la nueva ordenanza de accesibilidad y derechos.

I Plan de Mejora de Zaragoza Ciudad Amigables con las Personas Mayores

Por su parte, el consejero de Acción Social y Familia, Ángel Lorén, ha apuntado que para seguir avanzando en las políticas municipales en este ámbito durante los próximos cinco años, el Ayuntamiento va a impulsar el I Plan de Mejora de Zaragoza Ciudad Amigable con las Personas Mayores. Como paso previo, se ha licitado la elaboración de un estudio cualitativo para diagnosticar las barreras que siguen existiendo en los espacios públicos para este colectivo, detectar las diferencias por sexo, estrato de edad y nivel sociocultural, así como plantear propuestas de mejora para adaptar la ciudad a sus necesidades.

Las áreas a investigar van a ser nueve: espacios al aire libre y edificios; transporte; vivienda; respeto e inclusión; participación social; participación cívica y empleo; información y comunicación; servicios sociales y de salud; y soledad no deseada.

El diagnostico se ha licitado mediante un contrato menor valorado en 17.998,75 euros (IVA incluido) y un plazo de ejecución de dos meses. Se realizará mediante una metodología participativa conocida como Protocolo de Vancouver, propuesta por la Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores. La técnica de investigación serán los grupos focales: 12 de ellos formados por personas mayores, a los que se sumarán uno de personas cuidadoras, uno de profesionales que trabajan directamente con esta población y otro de asociaciones y organizaciones representativas.

Este diagnóstico, y el posterior Plan de Acción, se encuadran en los compromisos adquiridos por el Ayuntamiento de Zaragoza como miembro de la Red de Ciudades y Comunidades Amigables con las Personas Mayores, promovida por la Organización Mundial de la Salud. Desde 2011, la capital aragonesa forma parte activa de esta red, que busca promover, a nivel local, entornos propicios que faciliten a las personas mayores el acceso a los servicios y su participación en todos los ámbitos de la sociedad, con el fin último de fomentar un envejecimiento saludable.

LO MÁS VISTO