En total, la Segunda División podrá seguirse por una docena de operadores

La operadora aragonesa de telecomunicaciones Embou, perteneciente al Grupo MásMovil, próximamente ofrecerá a todos sus clientes que cuenten con el servicio de Agile TV la posibilidad de visionar todos los partidos del Real Zaragoza y la S. D. Huesca en directo a través del nuevo canal LaLiga SmartBank TV.

Esta temporada, que arranca el viernes 12 con la visita del Huesca al Levante, uno de los gallitos de la categoría, podrá seguirse por más plataformas que nunca, con hasta una docena de operadores, todos ellos de pago, retransmitiendo la categoría de plata del fútbol español. Entre ellos están los tres grandes distribuidores de telefonía, Movistar, Orange y Vodafone, que ofrecerán ambos todos los partidos a través del canal LaLiga SmartBank TV, producido directamente por LaLiga.

Pero la gran novedad de este curso 2022/2023 es la aparición de un nuevo protagonista: Amazon Prime Video. La multinacional americana entra de lleno en el fútbol español con la emisión de la Segunda División, permitiendo a los aficionados ver los partidos teniendo que abonar únicamente la suscripción a la plataforma, de 3,99 euros/mes o 36 al año, al contrario que operadores como Movistar y Orange, que obligan a contratar todo su paquete de Internet y telefonía móvil, que eleva el coste, como mínimo, casi a los cien euros/mes.

Junto a Amazon Prime Video, LaLiga también ha confirmado que otros operadores se irán incorporando “paulatinamente” a partir de septiembre, como es el caso de Euskaltel, R, Virgin Telco, MásMóvil, Yoigo y Guuk. Mientras, la patronal del fútbol español sigue trabajando para ampliar la oferta, con DAZN en el punto de mira de los aficionados tras adquirir cinco partidos por jornada de Primera División, pero esta compañía todavía no se ha postulado para la Segunda División.

Otra de las grandes novedades de la próxima temporada, y que más afecta a los aficionados, es que no habrá partido en abierto como hasta ahora, por lo que tendrán que pasar por caja para ver cualquier encuentro. Entre mayo y junio, LaLiga sacó a concurso hasta en tres ocasiones un partido semanal en abierto por un precio mínimo de un millón de euros, es decir, menos de 24.000 euros por jornada, pero ningún operador presentó ni una sola oferta por ese paquete.

NOTICIAS DESTACADAS