La actuación de Blue Valentine Trío se trasladó a última hora del mirador de San Antón a la plaza Mayor de Pomar de Cinca

El SoNna Huesca, que organiza la Diputación Provincial de Huesca, superaba este fin de semana su ecuador particular con una gira por la comarca del Cinca Medio que volvía a salvar con nota, a pesar de las difíciles condiciones ambientales a las que hace frente en este verano de 2022. Las altas temperaturas y sus consecuencias mediatizaron el desarrollo de las actuaciones previstas en el sexto fin de semana del certamen itinerante, desde que comenzó el pasado 8 de julio en Tamarite de Litera.

El viernes, la actuación de Blue Valentine Trío se trasladó a última hora del mirador de San Antón a la plaza Mayor de Pomar de Cinca dadas las temperaturas que estaban previstas a las 19.30 horas y que se cumplirían a rajatabla. 40 grados a la sombra en la plaza se soportaron mucho mejor que en el expuesto y soleado mirador de san Antón y así se lo agradeció Ernesto Cossío, el líder de Blue Valentine, a la organización. El calor fue uno de los hilos conductores del concierto comentado -es el género que realmente manejan- y desenfadado con el que el trío franco-aragonés homenajean a Tom Waits, gracias a su virtuosismo musical y a la poderosa voz grave de Cossío.

El público de Pomar de Cinca, que comenzaba sus fiestas patronales, respondió a la llamada del SoNna Huesca y casi completó el aforo previsto, a pesar de la chicharrina. Imaginamos que la verbena que comenzaba poco después sería algo -poco- más fresca. A pesar de los pesares, el recital tuvo una calidad incuestionable y, al margen de recordar algunas de las más famosas canciones del californiano, como “Rain dogs” o “Cold, cold ground”, Blue Valentine Trío supo crear una atmósfera disfrutona y homenajear a su ídolo, que el próximo diciembre cumplirá 73 años, “y que contra lo que suele hacerse, le rendimos tributo en vida”, subrayó Cossío, el veterano músico todo terreno que ha compartido escenario con lo mejor de la escena aragonesa.

Capycua en Alcolea 

Al día siguiente, el SoNna Huesca se desplazaba solo unos kilómetros al sur, siguiendo el río Cinca, para recalar en la plaza Mayor de Alcolea de Cinca. Aunque se temían las altas temperaturas, el mercurio bajó dos o tres grados respecto al viernes, pero a cambio, se generó un viento que llegó a poner en peligro la puesta en escena de Nüshu, el último montaje de Capycua, la compañía de circo teatro catalano aragonesa, compuesta casi exclusivamente por mujeres.

Pero la fortuna quiso que a la hora prevista para el inicio del espectáculo, las 19.30 horas, el viento amainara lo justo para permitir el mínimo de seguridad que las trapecistas necesitaban. Y la cosa no defraudó. El campanario de la iglesia de Alcolea se llenó de cigüeñas, que crotoraban extrañadas al ver llegar al numeroso público que había de completar el aforo.

Aparecieron entre el público cargadas de ropa vaquera. Cinco mujeres multidisciplinares hilvanaron un espectáculo a través de cuerda lisa, escalera aérea, mástil y equilibrios, y lograron convertir en una pieza artística los increíbles ejercicios gimnásticos que ofrecieron para recrear un taller de costura especializado en ropa reciclada.

Nüshu es una pieza de denuncia de las condiciones laborales que las mujeres del Tercer Mundo sufren en la industria textil. Se citó Bangladesh, pero valdrían otros muchos ejemplos. Y no se queda allí. Capycua trabaja paralelamente en un proyecto social con un colectivo de mujeres de más de 50 años interesadas en el mundo de la costura.

Pero lo que el público vio ayer a pie de calle fue una propuesta espectacular, muy elaborada, de guión intachable y gran sensibilidad, que puso el lenguaje del cuerpo y el trapecio al servicio del relato. La complicidad entre las cinco trapecistas, su dulzura y su potencia física, hicieron el resto.

Al término del espectáculo, Capycua explicó a su conquistado público que este año se quitaban una espinita clavada el año pasado, cuando una lesión impidió su participación en el SoNna Huesca 2021 y a última hora tenían que ser sustituidas en el cartel. La espera mereció la pena.

Isabel Marco en Valcarca 

Este domingo le llega el turno a la cantante aragonesa, Isabel Marco, que cierra el fin de semana esta tarde en la ermita de san Elías de Valcarca (Binaced) a partir de las 19.30 horas. También se espera viento y calor, pero parece que más atenuados que en las jornadas precedentes.

Isabel Marco acaba de publicar su tercer trabajo, Sin domesticar. En este concierto acústico Isabel Marco ofrece un recorrido por sus mejores canciones. Su voz y su guitarra estarán acompañadas de su teclista Alfredo González. Isabel Marco es natural de Alcorisa, vive en Alagón y está considerada por muchos la artista con mayor proyección de Aragón. Ana Blanco la denominó en TVE “La voz de la España vaciada”. Y no en vano, el programa “Menudo es mi pueblo” de Aragón Televisión difunde su canción “El respirar de las piedras” todas las semanas.

Dos kilómetros al norte de la localidad de Valcarca, en el extremo occidental de la sierra de San Quílez o sierra de San Elías, se encuentra la ermita del mismo nombre. El acceso se realiza siguiendo la pista que bordea la acequia de Valcarca.

LO MÁS VISTO