Dos personas aseguraron haber sufrido pinchazos, aunque finalmente no denunciaron | Foto: Ayto Calatayud

La Policía Nacional ha informado sobre su balance de las fiestas de Calatayud, en honor a San Roque, celebradas entre los días 12 y 16 de agosto. En ellas, se han producido diez detenciones por diferentes delitos, así como el hurto de móviles por una banda itinerante, violencia de género, contra la salud pública, quebrantamientos de condena, desobediencia y reclamaciones judiciales.

Además, en los controles preventivos se identificó a casi 200 personas y se incoaron 21 actas de la Ley de Protección de Seguridad Ciudadana por tenencia o consumo de drogas, armas blancas, desórdenes públicos y resistencia o desobediencia.

Durante estos días, han pasado por la ciudad bilbilitana agentes, tanto uniformados como de paisanos, con el objetivo de garantizar la normalidad de los actos. Especialmente, se ha insistido en el protocolo ante posibles pinchazos, tras dos posibles casos, de una mujer de 20 años y un hombre de 18, respectivamente, y que fueron derivados al Hospital Ernest Lluch. En ambos casos notaron el pinchazo pero ninguno fue víctima de un delito posterior, ni se han interpuesto denuncias.

Por último, con la campaña «Peña Segura» donde varios peñistas se ofrecieron voluntarios como punto de contacto dentro de las carpas, se puso de manifiesto un plus de calidad en la seguridad y prevención de las fiestas, siendo requeridos por varios usuarios, sobre todo por indigesta de alcohol y hurtos de teléfonos móviles.

 

NOTICIAS DESTACADAS