Durante el mes de agosto los paros parciales se mantienen en tres franjas horarias

Pese a que la empresa del bus urbano de Zaragoza había fijado el 31 de julio como fecha tope para resolver el conflicto que mantiene desde hace meses paros parciales y servicios mínimos en la ciudad con un tira y afloja entre compañía y comité de trabajadores, lo cierto es que, inmersos en pleno mes de agosto, el problema continúa. Es por este motivo que desde el grupo municipal socialista, su portavoz Lola Ranera se ha mostrado muy crítica con la actitud del alcalde de la ciudad, Jorge Azcón, y con la concejal de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca, denunciando que ambos han decidido «irse de vacaciones y no resolver la huelga del autobús».

En este sentido, Ranera ha afirmado que se trata de «la mayor huelga del autobús de la historia de España con 550 días en activo», y en la que «los auténticos paganos» son los vecinos que se están quedando en las paradas de autobús con temperaturas que superan los 40 grados. «Ellos no entienden que deben de interrumpir sus vacaciones. No les interesan los problemas, no están pensando que hay vecinos que el mes de agosto en su ciudad porque siguen trabajando o porque necesitan ir a las piscinas municipales, entre otras cosas. A ellos no les interesa. Este alcalde ni está ni se le espera», ha incidido.

Hace unas semanas la formación también solicitó una auditoria externa para conocer cual era la situación financiera de la empresa del autobús, así como saber cómo estaba la plataforma de negociación entre sindicatos y comité de trabajadores con la propia empresa. De igual forma, también pidió la gratuidad del billete sencillo durante las horas de paros parciales o, incluso, la devolución de los títulos y abonos que se vieran afectados. Sin embargo, aseguran, no han obtenido ninguna respuesta.

«Esta semana volvemos a preguntar por datos de ocupación de autobuses, ratios, evolución del número de usuarios o cuántos kilómetros se han dejado de recorrer por esta huelga. También queremos saber qué reclamaciones ha habido por parte de los usuarios, ya que existe una falta absoluta de transparencia sobre la información que hemos tenido este año. No tenemos datos», ha criticado la portavoz.

El Ayuntamiento rechazó la figura de un nuevo mediador

Por último, el grupo municipal ha vuelto a mostrar su desacuerdo con la decisión de Azcón de no incorporar a un nuevo mediador en el conflicto y ha querido recordarle cual era su actitud cuando él era el portavoz de la oposición. «En esos momentos, a los 90 días de una huelga en la que gobernaba Zaragoza en Común, pedía ya un mediador. Entonces el equipo de gobierno tuvo sensibilidad. Ahora, 550 días después, la huelga del autobús sigue y creen que no es necesario», ha insistido.

NOTICIAS DESTACADAS