La consejera de Sanidad, Sira Repollés, ha reiterado el interés de Aragón en ser sede de la agencia | Foto: Laura Trives

El departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón mostró en noviembre del pasado año su interés en que Zaragoza fuera la sede del Centro Nacional de Salud Pública. Este jueves, la consejera Sira Repollés, aunque reconociendo que no hay nuevas informaciones en la elección por parte del Ejecutivo central, ha concretado que se alojaría en un edificio de la Expo, si bien no es el único disponible y “adecuado” para acogerla.

La Comunidad, ha dicho, fue la primera en postularse y cuenta, a su juicio, con los “profesionales reconocidos internacionalmente” y la “tecnología necesaria”. Entre los fuertes de la región, ha destacado sus características “geográficas” y su “tradición en trabajos sobre la salud animal y pública”. No obstante, ha continuado, ya se cuenta por ejemplo con “un laboratorio de priones”, prueba de que “estaría muy justificada” la elección.

Por ello, el proceso para ser sede “no ha sido muy complicado”, teniendo en cuenta, según Repollés, que se cumplen también “los controles de la red de agencias nacionales”. “No sabemos cuándo se va a decidir, ni los trámites, pero estamos expectantes y tenemos un dossier preparado que nos hace ser optimistas”, ha declarado. Como último punto, y no por ello menos importante, la consejera ha reiterado que Aragón tendría la disponibilidad presupuestaria para hacer realidad lo que hoy por hoy es todavía un proyecto.

Salud Pública analizó 15.000 muestras en 2021

Repollés, acompañada del director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, ha visitado el Laboratorio de Salud Pública, ubicado en el servicio provincial de Sanidad de Zaragoza. Allí, ha puesto cifras a su actividad en el pasado año 2021, con 15.000 muestras analizadas entre los centros de las tres capitales de provincia por 40 profesionales (12.312 en Zaragoza, 1.268 de Teruel y 1.787 de Huesca) y 60.000 determinaciones.

En estas instalaciones, se llevan a cabo labores, entre otras, como el control de sanidad ambiental de las aguas de boca y piscina, y la vigilancia de la legionelosis. Otro punto destacado son los trabajos de control de productos que proceden de las instalaciones cárnicas, tanto de la Comunidad como de fuera. Por ello, ha puesto en valor el “riguroso” sistema que se utiliza y que permite, entre otras cosas, que se exporten productos aragoneses al extranjero “en condiciones de calidad”.

Sobre la salud pública, de la que considera que ha ganado importancia durante la pandemia, ha añadido que era “la hermana pobre” de la sanidad. Ahora, la situación ha cambiado y ha sido uno de los factores que ha permitido “vencer a la Covid” y estar preparados para otras pandemias. Esta mayor relevancia, ha asegurado, también se traduce en una aumento de la inversión, ya que conviene estar “permanentemente vigilantes”.