El 93% dispone de la titulación de auxiliar de enfermería o geriatría

La Ley de Dependencia contempla distintos tipos de servicios y prestaciones, como la atención a domicilio, la opción preferida por la mayoría de las personas mayores. Ayuntamientos como el de Zaragoza contemplan una ayuda rápida en caso de urgencia, pero no es indefinida, por lo que no es raro anticiparse contratando los servicios de un cuidador mientras se tramita la dependencia (que suele tardar más de un año). Para conocer su coste, su preparación profesional y el tipo de servicio que ofrece, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha estudiado la oferta de quince empresas de atención a domicilio a personas mayores en la capital aragonesa.

Según la empresa consultada, el coste de contratar un cuidador varía entre los 1.390 a los 2.692 euros al mes para un contrato de ocho horas al día de lunes a viernes. Un coste al que, en ocasiones, hay que sumar la comisión de gestión de la compañía, en cuyo caso puede oscilar entre los 70 y 350 euros al mes adicionales. Aunque no siempre está claro el coste final y conviene pedir que se desglose, según informan desde OCU. Curiosamente, el importe no varía si lo que se desea es contratar los servicios de un cuidador interno, aunque los servicios y garantías de las distintas empresas sí pueden variar bastante entre si.

Empezando por la formación sociosanitaria del cuidador, el 93% dispone de la titulación de auxiliar de enfermería o geriatría, entre otras; mientras que un 14% no informan si tienen además referencias de haber atendido previamente a una persona mayor con profesionalidad y cariño.

En general, los servicios que se ofrecen son bastante completos: limpieza de la casa, ayuda para el aseo, para vestirse y para moverse y salir de casa, además de la preparación de las comidas y la administración de medicamentos. La posibilidad de conocer antes al cuidador es habitual, sin embargo, no lo es tanto sustituirlo rápidamente si no es de su agrado, por lo que conviene asegurarse antes de contratar los servicios de la compañía. Tal y como se explica en la revista OCU Salud de septiembre.

Además, el 14% de las empresas analizadas no tienen concierto para operar como Servicio de Atención a Domicilio Autonómico. Un aspecto vital, ya que solo el concierto permitirá sufragar parte del coste del cuidador contratado si finalmente se consigue ayuda solicitada a través de la Ley de Dependencia. De lo contrario, habrá que cambiar luego de empresa y, por tanto, de un cuidador que probablemente ya haya establecido unos vínculos afectivos con la persona mayor a cargo.

Otro aspecto fundamental a valorar es la supervisión del desempeño del cuidador por parte de la empresa. Según OCU, solo el 86% de las compañías analizadas en Zaragoza se preocupa por conocer si la familia está satisfecha con el servicio y ocho de cada diez garantizan la evaluación del desempeño del cuidador, aunque la mayoría lo evalúan todo a la vez y de forma genérica.