El Festival contará con diez grupos de seis países diferentes. Foto: FB Eifolk

Una explosión de color, raíces, música y tradición llegará a Zaragoza del 31 de agosto al 4 de septiembre con el Encuentro Internacional de Folclore, Eifolk, que, en esta nueva edición, y ya van 31, contará con diez grupos de seis países diferentes. Después del desencuentro que hubo entre el Ayuntamiento de Zaragoza y la oposición que peligró la celebración del festival, este jueves se ha presentado una programación que se concentrará los días 2, 3 y 4 de septiembre en el Auditorio, pero que también saldrá por las calles de la ciudad los días previos.

Perú, Indonesia, Eslovaquia, India, Burundi, Galicia, Baleares, País Vasco y Aragón son los lugares de procedencia de cada uno de los grupos que enseñarán su folclore y raíces al mundo en un festival que es sinónimo de paz, tolerancia y hermanamiento. La programación comenzará el próximo martes 30 de agosto con la conferencia «El patrimonio sonoro inmaterial» en el salón de la Iglesia Presentación de la Virgen a las 19.00 horas. Al día siguiente, el miércoles, los diferentes países intercambiarán sus juegos tradicionales con los propios de Aragón en el Camping de Zaragoza a las 10.00 horas y a las 12.00 horas habrá un taller de baile para especialistas en Etopía.

El 1 de septiembre será uno de los días más especiales, pues la Virgen del Pilar recibirá a las 10.30 horas las flores de cada uno de estos países que posteriormente harán su tradicional desfile desde el Coso hasta la plaza del Pilar. Se dará así por inaugurada la XXXI edición de Eifolk en una jornada en la que también se hará la presentación de las banderas y la actuación de los diez grupos en la plaza del Pilar.

Será a partir del 2 de septiembre cuando lleguen las diferentes actuaciones de los grupos en el Auditorio de Zaragoza. A las 19.30 horas comenzará la actuación de Perú, Indonesia, Burundi y España: Aires de Albada en la Sala Mozart mientras que el día 3 le llegará el turno a Eslovaquia, India y España con Galicia, Baleares, País Vasco y Raíces de Aragón en la misma Sala Mozart. El día 4 será la clausura y actuarán Burundi, Eslovaquia, India, Indonesia, Perú y Raíces de Aragón a las 19.00 horas.

Y en un encuentro tradicional de folclore no podía faltar aquel baile que es sinónimo de raíces: la jota. Por ello, el sábado 3 de septiembre habrá un «flashmob jotero» en la fachada posterior de La Lonja en el que todos los grupos nacionales interpretarán su particular visión de la jota, aprovechando la candidatura de Aragón para convertirla en Patrimonio Inmaterial de la Unesco.

«Después de 36 años celebrándose el Eifolk vuelve a ser la imagen de la tradición, la tolerancia y el hermanamiento entre culturas que lo llenan todo de color allá donde van. Lo importante de este festival es la unión porque dentro de la unión está nuestra fortaleza», ha asegurado el fundador de Eifolk, Ángel Martínez.

«Zaragoza Cultural nunca quiso dejar de hacer el Eifolk» 

«El Ayuntamiento de Zaragoza y Zaragoza Cultural nunca ha querido que Eifolk dejase de existir. Sí que seguimos pensando lo mismo, que deberían seguir participando otras instituciones que ya participaron en su momento y no entendemos por qué los grupos municipales del Ayuntamiento no quieren que las mismas vuelvan a participar», ha asegurado la vicealcaldesa y concejal de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Sara Fernández, este jueves ante el desencuentro que hubo entre la oposición municipal y el Consistorio sobre la celebración y el presupuesto destinado al festival. «Lo que los grupos llevaron al Consejo de Administración y especialmente el grupo Vox ha puesto en peligro, por desconocimiento, la celebración del festival», ha continuado.

Así, Fernández también ha asegurado que en «pleno siglo XXI seguiremos insistiendo en otro formato para el festival porque después de 36 años el folclore ha cambiado» y ha señalado el flashmob jotero como evidencia de «darle un nuevo impulso al encuentro».

Como respuesta, el organizador del Eifolk, Ángel Martínez, ha dicho que «es un encuentro de folclore, un folclore de raíz, no es un encuentro de danza experimental ni de otras danzas y tiene otro circuito. Lo que no podemos es darle vuelta a la cultura que viene de cada país porque entonces no sería un encuentro de folclore», ha concluido.

NOTICIAS DESTACADAS