Los jugadores han sido presentados en Espacio Ambar

Justinian Jessup y Marcel Ponitka, dos de los jugadores que han reforzado al Casademont Zaragoza, ya han sido presentados con el equipo con su particular declaración de intenciones. Crecer y dejar bien satisfecha a la Marea Roja son objetivos presentes en ambos jugadores, que han ofrecido sus primeras palabras en Espacio Ambar. Tras unos días en Zaragoza se puede decir que han encajado bien y se preparan ahora para el comienzo de la competición.

En lo que ambos coinciden es en que Zaragoza es una ciudad que les ha impactado. Su ritmo de vida, el calor de la gente… se puede decir que las primeras exploraciones han sido positivas para Jessup, que quiere instalarse cuanto antes. Ponitka se atreve a dar un paso más para asegurar que ya es un “enamorado” de ella por ser “genial”. Después de vivir en los bajo ceros de Rusia, ni siquiera el calor es desagradable.

En definitiva, las valoraciones son buenas, con dos semanas por parte de Justinian, que eligió la capital aragonesa, entre otras cosas, para disfrutar de la polivalencia. Schiller insiste “en la defensa y en crear un juego dinámico”, algo que se ve poco en la ACB. Personalmente se define como “un jugador versátil, ofensivo, que busca mover la pelota y quiere jugar en equipo”. A pesar de que lo tiene claro en la teoría, no cree que vaya a ser algo sencillo: “Voy a tener que mejorar y voy a crecer como jugador en esta liga”, ha declarado.

Por su parte, Ponitka está encantado con el ambiente maño y sin el frío. Incluso se ha atrevido a calificar de “normales” las temperaturas de la ciudad. Y en lo deportivo augura “un buen año”, algo en lo que está concienciado todo el equipo. Se define como un jugador “agresivo”, con capacidad de mejora, y su punto fuerte es “la defensa”. Los aficionados son exigentes y, lo más importante, es el transmitirles “el carácter” que tiene el Casademont Zaragoza.

El Casademont Zaragoza afronta la nueva campaña con “el carácter” como bandera de los partidos. Han oído hablar de los aficionados y de su exigencia con el equipo, pero se puede utilizar a favor. El Príncipe Felipe debe convertirse en un fortín y por ello pelearán los zaragozanos.

NOTICIAS DESTACADAS