La feria permanece abierta hasta el 18 de septiembre

Dice el periodista y escritor Alberto Serrano Dolader que los libros atesoran la realidad del mundo y la realidad que imaginamos y que es precisamente esta última la que más le gusta pues le permite volar a través de las páginas de tomos sorprendentes. Dice también que «no hay mayor satisfacción» que la de perderse entre los pasillos de una librería y que pocos placeres hay más gratos que el de leer. Y alguien que dice tantas cosas, y tan bellas, sobre los libros no podía ser otra cosa que el pregonero de la XVI Feria del Libro Viejo y Antiguo que ha arrancado este jueves en la plaza Aragón de Zaragoza donde permanecerá hasta el 18 de septiembre.

El «Pulgarcito» que leían los niños de la Guerra Civil, un libro de los orígenes del Real Zaragoza, cartografías, grabados, ediciones especiales de El Quijote, joyas literarias juveniles de Julio Verne por 30 pesetas y hasta un libro del siglo XVI. Las 11 casetas que componen la Feria del Libro Viejo y Antiguo guardan auténticos tesoros y para encontrarlos solo hay que bucear entre tomos que significan historia, pasado y recuerdos.

Serrano Dolader se mostraba convencido en su discurso inaugural de que los libros tienen magia y, aunque no fuera suficiente para parar la pandemia que suspendió durante dos años la icónica feria, ha contado historias que lo corroboran. «Hace muchos muchos años en Fayón los vecinos contaban una historia sobre un libro mágico que cuando a uno se lo ofrecían no podía rechazarlo, ni tirarlo, ni quemarlo. La historia dice que fue un hombre quien se lo llevo consigo a la tumba para que el libro dejase de circular sin rumbo», ha explicado el periodista dando a los presentes la clave para demostrar si un libro es mágico o no. «Hay que tirarlo a una hoguera. Si el libro rebota y vuelve con el dueño lo es, si no, es que no tiene ni un poco de magia».

Metáforas y las más bonitas historias han protagonizado un discurso de bandera para una feria que vuelve a Zaragoza con muchas ganas. Los tesoros de las librerías participantes, Luces de Bohemia, Libros del rescate, Asilo del libro, Altossal, Libros con historia, Ruzafa, Hallazgo, El Cárabo, Recuerdos, Maestro Gozalbo y Prólogo, llamaban hoy la atención de los curiosos y lo harán hasta el próximo 18 de septiembre en horario de 11.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 21.00 horas.

«Recuperamos con gran ilusión una feria que es emblemática y que no solo nos muestra libros que son auténticos tesoros sino que además nos permite volver al pasado, ponernos nostálgicos y ver los recuerdos y la historia que nos unen», ha afirmado la vicealcaldesa y concejal de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza, Sara Fernández.

NOTICIAS DESTACADAS