Copiloto ha sido uno de los últimos grupos en actuar

La última mini gira de la tercera edición del Festival SoNna Huesca, que organiza la Diputación Provincial de Huesca, completaba su recorrido por la comarca de La Litera con dos recitales de pequeño formato en las ermitas de Santa Bárbara (Azanuy) y San Bartolomé (Altorricón) a cargo del cantautor indie Javier Almazán, Copiloto, y del dúo murciano Maestro Espada. El festival cierra esta tarde en el Mirador del Saso de Lanaja el ciclo de espectáculos gratuitos –con entradas invitación a uno y tres euros, según los casos- con el que ha recorrido las diez comarcas altoaragonesas en dos meses de programación.

El Festival Sonidos en la Naturaleza se instalará esta semana en su sede oficiosa de la Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes de Sariñena, para celebrar el cierre del certamen. Tal y como hiciera Juan Perro en 2020 o Amaral y Rozalén el año pasado, la Cartuja de Sariñena pondrá el broche de oro a su tercera edición con los conciertos de Antonio Orozco (día 9), Miguel Ríos & The Black Betty Trío (día 10) y Manu Chao (día 11).

La ermita de Santa Bárbara de Azanuy acogió el viernes el recital de Copiloto, nombre artístico del oscense Javier Almazán, reaparecido en los escenarios el año pasado tras un lustro alejado de la música. El concierto resultó especial porque Almazán venía de haber sido el triunfador, junto a Kase O, de los Premios de la Música Aragonesa, tras obtener el galardón a la mejor canción con El amor y el mundo, incluida en el disco de seis canciones que editó el año pasado, Abrazos salvavidas, y también el premio al mejor vídeo clip por Tu universo controlado, dirigido por Ana Escario y Adela Moreno.

Sin salir de la comarca de La Litera, la caravana del SoNna Huesca se desplazaba este sábado hasta el Parque de la ermita de San Bartolomé, en Altorricón, para recibir al dúo murciano Maestro Espada. Los hermanos Alejandro y Víctor Hernández, tras experimentar con la música electrónica y el pop experimental, han hecho un viaje al cancionero popular murciano antiguo y han incorporado las castañetas o la pandereta a un set instrumental con loop-station sintetizadores y percusión electrónica. Con la herencia de la canción de autor recibida de su padre, Víctor (Rey Lobo en su carrera en solitario) y Alejandro, apoyados en su dominio de la guitarra española y en sus voces agudas, invitaron al público a recorrer los distintos palos del desconocido folklore murciano, “la periferia de las periferias”, según dijeron.

Este domingo, a partir de las 19.00 horas, el mirador del Saso de Lanaja será el escenario del concierto de De la Crau. Samuel Karpienia, Manu Reymond y Thomas Lippens son los tres integrantes de De La Crau, un grupo occitano, del sureste francés, que hace honor a la última estepa de la Europa occidental, el Crau o La Crau, una población del distrito de Toulon, asentada en la antigua desembocadura del río Durance, donde anida la ganga, un ave estepárea, igual que lo hace en Lanaja.

Será la quinta participación internacional de la tercera edición, tras los conciertos, entre otros, de Sofía Rei (Argentina), Flor de Toloache (México) o Rumbo Tumba (Argentina).