En total se hallaron 14 bultos que contenían cada uno 300 tabletas, arrojando un peso total de 420 kg

La Guardia Civil ha interceptado este miércoles, en el término municipal de Siétamo, 420 kilos de hachís camuflados en dos palets. El hecho se produjo sobre las 21.45 horas cuando agentes de Seguridad Ciudadana del Puesto de Angües se encontraban realizando controles en prevención de robos en el medio rural, cuando pararon un camión que circulaba por la N-240 en término del municipio oscense.

En total se hallaron 14 bultos que contenían cada uno 300 tabletas, arrojando un peso total de 420 kg. Se procedió a la detención de los dos hombres, conductor y acompañante de 38 y 46 años, ambos vecinos de Zaragoza, como supuestos autores de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas. Las diligencias instruidas por el Puesto de la Guardia Civil de Huesca, junto con los detenidos fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción nº 3 de Huesca, el cual decretó el ingreso en prisión de ambos.

Los agentes procedieron a dar el alto al camión y una vez se solicitó al conductor la carta de porte de dicho transporte, en la misma constaban 40 palets de planchas de papel. Realizada una primera comprobación, se observó que no correspondían con lo reflejado ya que se llegaron a contabilizar 42. Ante la labor de llevar a cabo una inspección más minuciosa, se solicitó apoyo a distintas unidades como la Unidad de Fiscal y Fronteras de la Comandancia de la Guardia Civil de Huesca, la Unidad de Seguridad Ciudadana de Huesca (USECIC) de la Comandancia de la Guardia Civil de Huesca y el Grupo Cinológico de la Comandancia de Huesca.

Un agente del Grupo Cinológico intervino con un perro detector de drogas, el cual marcó dos palets de la carga, pudiendo suponerse que contenían algún tipo de sustancia estupefaciente. Al encontrarse estos dos palets debajo de los otros, y debido a la oscuridad ya reinante en la zona, se trasladó el vehículo a un lugar con mejor iluminación para la verificación de lo transportado en esos palets.

Una vez retirados los palets superiores, se comprobó que no correspondían con planchas de papel, sino que contenían dos cajas de madera cerradas con una tapa atornillada, procediendo a abrirlas y localizando en el interior varios bultos, realizándose en uno de ellos un corte en la parte superior y extrayéndose unas tabletas que contenían el hachís.

NOTICIAS DESTACADAS