Luis Gracia, “el Rey del Caracol”, explica que la situación “se vive con incertidumbre porque no sabes lo que puede ocurrir"

A pesar de la inflación, el Mercado Central de Zaragoza aguanta con los puestos “intentando modificar los precios lo menos posible”, como explica Olga Romeo de la Pollería Olga. La situación se está volviendo complicada según Pedro Huerta, de Pescados y Mariscos Pedro, que nos cuenta que intentan “mantener los márgenes, pero llega a un punto en el que tenemos que subir un poco las cosas porque es inasequible”.

Luis Gracia, “el Rey del Caracol” del puesto Frutas Luis y Toñi, explica que la situación “se vive con incertidumbre porque no sabes lo que puede ocurrir. No hacen más que meterte miedo, los precios no hacen más que subir”. Olga corrobora que el producto de pollería ha subido también bastante, mientras que en Menuceles Cristina y Alba no han notado cambio. Explican que su producto siempre ha sido barato y el precio no ha cambiado. Huerta llega incluso a hablar de una cierta estabilización, ya que “la cosa sigue alta porque la verdad que subió bastante, pero parece que ya no va para arriba, va bajando un poquito la cosa”

Con la vuelta de las vacaciones y el comienzo del curso, la afluencia está recuperándose del verano. Incluso más que otros años, explica Gracia, porque la gente acude a comparar precios entre los puestos. “La gente compra lo justo. Ya no compra lo que compraba antes, dame un kilo de esto dos kilos de lo otro”, añade, porque los hábitos de consumo sí están cambiando. En las pescaderías, más merluza, doradas y lubinas como siempre, menos salmón y calamar que están más caros de lo habitual. “Como ha sido la vuelta del verano la gente va llenando las neveras, pero sí que se nota que la gente va reteniéndose” afirma Huerta.

La mayoría de puestos no se quejan de las cestas que está negociando el Gobierno de España con las grandes superficies, pero Olga Romeo sí reivindica la oportunidad de ofrecer productos perecederos de forma barata mediante las pequeñas empresas. “Te están diciendo en la televisión que en las grandes superficies quieren hacer unos productos a bajo precio y eso a nosotros en cierta manera nos molesta”, defiende, y recuerda a la ministra que las personas “no solo comen latas, que también comen pollo, carne, pescado, frutas… y que eso no habla de ponerlo en 30 productos a 30 euros”.