Los expedientes de Atención Primaria se aproximan a los de lista de espera quirúrgica

Los 7,6 millones de euros del Ministerio de Sanidad para cofinanciar el Plan de Atención Primaria de Aragón 2022-2023 llegarán a final de año. De esa cantidad, 5,5 se destinarán a cubrir los costes de este mismo año y el resto, en torno a 2,1, serán para la segunda anualidad del plan. La inversión total oscila alrededor de los 20 millones, por lo que la cantidad restante, unos 12,6, proceden el Gobierno autonómico.

El objetivo es la “la mejora de capacidades diagnósticas”, con la compra de nuevos equipos, y la “optimización de los procesos administrativos”. La responsable sanitaria del Ejecutivo, Sira Repollés, ha explicado que esta partida se ha retrasado porque depende, entre otras cuestiones, de un debate en Madrid para su reparto, y que a su vez se contemplan en los Presupuestos Generales del Estado. En la discusión influye el criterio de las distintas comunidades y Aragón, en palabras de Repollés, quería hacer valer el suyo dando importancia a “la tasa de envejecimiento” de la población y la “cronicidad” de las enfermedades.

Este ha sido el principal punto de la primera Comisión de Sanidad del curso político en las Cortes. En ella, Repollés ha comparecido a petición propia y del Partido Popular, por lo que la portavoz de la formación, Ana Marín, ha tenido la oportunidad de interpelarla. Los presupuestos y la incógnita de cuándo llegarían los fondos, que ha resuelto posteriormente la consejera, han centrado su intervención, aunque también ha pedido concreción a la hora de conocer los plazos de las acciones contempladas en el plan.

El PP quiere saber «por dónde van los tiros» en plazos y presupuestos

A Marín no le ha quedado claro “por dónde van los tiros” del departamento, aunque entiende que no se van a ejecutar “en seis meses” todas las medidas previstas para dos años. Sin embargo, ha afeado que el Gobierno no contestara en verano a sus dudas sobre estos plazos, ya que a su juicio “la atención primaria está en una situación lo bastante complicada” como para no hacerlo.

La parlamentaria ha preguntado si tiene previsto “modificar el mapa sanitario” de Aragón y cómo se realizaría esa reestructuración de las zonas de salud. En este sentido, desde la formación ponen el foco en factores como “la despoblación, la dispersión y el número de profesionales”, y además recuerdan los cierres en distintos Puntos de Atención Continuada (PAC) durante el verano. Esta tarea, ha respondido Repollés, no “les compete”, si bien manifestarán su opinión si es oportuno.

Repollés recuerda que se trabaja «desde el déficit de especialistas»

Tras el debate con la popular, la consejera ha recordado que la administración trabaja en el ámbito sanitario partiendo del “déficit de especialistas”. Esta falta de profesionales, ha asegurado, recogiendo el guante de la diputada de Podemos, Itxaso Cabrera, viene de los “mimbres” que dejó el PP en el Gobierno.

“De aquellos barros”, como ha dicho Cabrera, “estos lodos” en los que Repollés pide dar importancia a la enfermería, la atención primaria, redistribuir las funciones de los facultativos y apostar por nuevos ámbitos como la “videoconsulta” o el “buzón de voz”, que se pondrá en marcha “en unos días”. También, ha sacado pecho de los nuevos sanitarios contratados, la inversión en tecnología y las medidas anunciadas previamente en verano para incentivar los centros de difícil cobertura.

Pero no llueve a gusto de todos. Esas “acciones de calado”, como las ha calificado la responsable de Sanidad, han sido recibidas por Izquierda Unida desde una posición “profundamente crítica”. De acuerdo a su portavoz, Álvaro Sanz, “no hay medidas que afecten a lo estructural” y se mantiene el modelo “hospitalocéntrico”, por lo que han demandado propuestas “mucho más ambiciosas”.

En Vox, el líder autonómico; Santiago Morón, se ha referido también a la propuesta del presidente Javier Lambán de reunirse con las distintas comunidades para establecer condiciones laborales similares. En la formación, ven con buenos ojos acabar así “con la competencia”, aunque hay tareas que entran en el Plan y requieren contactar y debatir con los profesionales sanitarios. Un ejemplo, según Morón, es la atención en el medio rural y la “mejora de la red de consultorios” de modo que se mantengan los servicios presenciales.

CHA, como parte del cuatripartito, sí ha dado su respaldo, así como al refuerzo de los centros de difícil cobertura. No obstante, la diputada Isabel Lasobras ha insistido en la importancia de la atención personal y ha pedido “dar más peso a la enfermería”. Por parte de Ciudadanos, Susana Gaspar ha concluido diciendo que es “oportunidad perdida para el diálogo” no haber alcanzado el consenso de todos los grupos.