El tanto llegaría desde fuera del área, en un potente disparo de Óscar Sielva que acortó distancias. Foto: SD Huesca

Lograr la tercera victoria consecutiva, y hacerlo en casa del poderoso Alavés ante los 200 azulgranas desplazados era la misión con la que la SD Huesca viajaba a Vitoria. Un reto mayúsculo para los azulgranas que acabó sin consumarse. Porque finalmente pesaron demasiado los dos tantos que logró el conjunto local en una buena primera parte. Porque, aunque el Huesca quiso en la segunda, consiguiendo acortar distancias, la remontada no se llegó a consumar.

La sustitución de Soko por Gerard Valentín fue el primer contratiempo al que tuvo que hacer frente Cuco Ziganda en la visita a Mendizorroza, aunque ya antes había tenido que ajustar sus planes por la ausencia de Marc Mateu en la convocatoria por lesión. Se cumplía el minuto 20 cuando el camerunés dejó su lugar en el terreno de juego, que abandonó cojeando. Hasta ese minuto había protagonizado la más clara, con un disparo cruzado desde dentro del área, que obligó al portero local a estirarse. Fue el primer aviso entre los tres palos de un Huesca que como anunció el técnico, salió a jugar “de tú a tú” a un Alavés todavía invicto en este curso.

Los azulgranas buscaban las suyas a la contra, mientras apretaban los locales, llevando a Andrés a ser salvador en repetidas ocasiones, con varias intervenciones sobre la línea cuando la afición de Vitoria ya cantaba gol. Pero no pudo evitar el guardameta que el disparo de Akain, pegado al palo, se colara en su portería, en una acción a balón parado en la salida de un córner, al borde del descanso.

Tras el paso por los vestuarios, movió Cuco su banquillo para encontrar la reacción. Óscar Sielva y Tomeo fueron los encargados de intentarlo, cambiando el centro del campo, en busca de la posesión que se había resistido en la primera parte. Pero no lo logró, y llegó el segundo mazazo, nuevamente a balón parado, en un córner peinado en el primer palo a la entrada de Tenaglia al segundo.

Lejos de hundirse, la SD Huesca reaccionó con sus minutos de mayor presencia en área local. De hecho, pudo Escriche hacer el primero, rematando de cabeza ante Sivera, que metió la mano pegada al larguero para enviar a córner. Quiso aprovecharlo Cuco poniendo corpulencia en el área con Kevin Carlos. Y el oscense sacó un córner en su primera acción, que Florian Miguel a punto estuvo de convertir después.

Pero el tanto llegaría desde fuera del área, en un potente disparo de Óscar Sielva que acortó distancias. Quiso más el Huesca entonces, y el debutante Carillo fue el último cambio, en busca del punto. Pero no encontró el delantero la conexión esperada y en unos últimos minutos sin demasiado orden por parte de ninguno de los dos conjuntos, en el que ambos rozaron el gol, el partido murió con el 2-1 en el marcador de Mendizorroza.

NOTICIAS DESTACADAS