La incertidumbre como única certeza y el arte líquido inundan el Centro de Historias

Dice Bauman que hacer de la propia vida una obra de arte equivale en nuestro mundo líquido a transformarse en alguien distinto a quien se ha sido. Y es que hoy la única certeza es la incertidumbre. Sobre esto reflexiona la nueva exposición del Centro de Historias, sobre una «realidad líquida» que diez artistas aragoneses han plasmado en su obra mostrando cómo los cambios sociales afectan también al arte.

Ana Felipe, Isidro Ferrer, Jorge Fuembuena, Paco García Barcos, Fernando Martín Godoy, José Moñú, Ana Palacios, Sylvia Pennings, Víctor Solanas-Díaz y Lina Vila tienen estilos artísticos diferentes. Pero todos aceptaron de buen grado el reto de ceder para la exposición una obra antigua. Y también una reciente para ver cómo el tiempo había hecho de las suyas.

Así, la obra artística de Isidro Ferrer pasó de un tenedor a convertirse en un martillo de cristal para hablar de la delicadeza del ser humano. Mientras que Sylvia Pennings comenzó pintando un paisaje diáfano y acabó con otro oscuro y temeroso. En el caso de Jorge Fuembuena el cambio fue drástico. Pasó de «Endless», una serie de seis piezas con colores claros y la calma y el sosiego como sensaciones, a un vídeo sobre el paso del tiempo. El artista demostraba que esos cambios y ese ritmo vertiginoso de la vida también conlleva la reinvención de la tendencia artística.

LA REALIDAD LÍQUIDA EN EL CENTRO DE HISTORIAS

«Los líquidos y sus cualidades físicas de evaporación, de fluidez, de adaptación al medio que los contiene es esa adaptación de la que todos nos tenemos que imbuir para mantenernos a flote y es eso lo que se quiere representar a través del arte de la exposición», ha reconocido Eloísa Sayas, comisaria.

«Mi trabajo siempre se ha guiado por procesos internos. Nunca he atendido la realidad exterior», dice Paco García Barcos en un escrito junto a sus obras. En el caso de Ana Felipe es el medio rural el que siempre le ha dado la inspiración necesaria en el arte. Y es que junto a las dos obras de cada autor, los artistas han grabado un vídeo para explicar al visitante cómo influye esa realidad cambiante.

«Si algo caracteriza a nuestro tiempo es la velocidad, esos cambios vertiginosos que vienen y van y que muchas veces no da tiempo a aceptar ni a comprender», ha explicado la comisaria. La exposición podrá disfrutarse desde este jueves y hasta el próximo 26 de febrero en la cúpula del Centro de Historias.

LO MÁS VISTO