La formación quiere seguir apostando por los presupuestos participativos en los distritos
La formación quiere seguir apostando por los presupuestos participativos en los distritos

El candidato de Zaragoza en Común a la Alcaldía de la ciudad, Pedro Santisteve, ha asegurado que los Planes de Barrio llegarán a todos los distritos en la próxima legislatura. Con estos planes, se pretende dar un impulso “aún mayor” a “la ciudad consolidada”, contando con la participación de sus vecinos. Así lo ha expresado en un encuentro ciudadano en San José, uno de los barrios, junto Las Fuentes y Delicias, que ya cuenta con un plan de este tipo.

“Frente a los modelos urbanos basados en la expansión urbanística con fines especulativos, Zaragoza en Común apuesta por la ciudad consolidada, por espacios vivos y dinámicos en que el comercio, el intercambio, las relaciones, la comunicación, la sostenibilidad y la valorización del espacio público son fundamentales”, ha explicado la formación.

La medida contará con 70 millones de euros, el 10% del presupuesto municipal, que se destinará, en parte, a que todas las áreas del Ayuntamiento (desde movilidad a vivienda, pasando por servicios sociales y comercio) cuenten con “una mirada integral sobre las necesidades de las personas”.

Además, ZeC ha anunciado que pretende dar continuidad a los presupuestos participativos, vinculados a estos planes de barrio, “imbricando la participación vecinal al diagnóstico y diseño global de las necesidades de cada barrio”.

Una nueva mirada sobre la ciudad

Para Zaragoza en Común, los barrios “deben pasar de ser objetos a ser sujetos”, de “espacios pasivos donde se destinan recursos”, a “sujetos activos de vecinos y vecinas que deciden qué necesidades tienen y cómo deben ser resueltas”.

Por tanto, han defendido estos Planes de Barrio como “el eje central de la política pública de Zaragoza en Común”. A través de la articulación de procesos participativos y espacios presenciales y digitales, la formación pretende diseñar proyectos que aborden “todo tipo de necesidades cotidianas”, desde vivienda, laboral, educativa o de salud, hasta espacio público o cultura.

Además, los Planes de Barrio suponen una administración “más cercana” y un modelo de participación que, según la formación, “permite redistribuir la riqueza, de modo que las desigualdades entre distritos y colectivos sociales se reduzcan”.

La formación ha finalizado haciendo un balance positivo de las experiencias de San José, Las Fuentes y Delicias, donde los Planes de Barrio “han hecho posible reunir por primera vez en una planificación conjunta a los representantes vecinales”, lo que “garantiza que esos barrios cuenten con estrategias de desarrollo para las próximas décadas”.

LO MÁS VISTO