Guillén ha tildado de “bipolaridad política” la actitud del nuevo presidente del PP

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes de Aragón, Vicente Guillén, ha criticado que los primeros pasos del nuevo PP de Aragón liderado por Jorge Azcón se hayan situado “en una especie de populismo ramplón que hace de la crispación, la astracanada y la ópera bufa su forma de actuar”. Guillén ha realizado estas declaraciones en una rueda de prensa en la que también ha querido tener un reconocimiento al trabajo desempeñado por el expresidente popular, Luis María Beamonte, que “ha encarnado a un PP tradicional, reconocible, que, con fallos y aciertos, ha representado a un electorado conservador que tiene su espacio en la sociedad aragonesa”.

En esta línea, Guillén se ha preguntado si el nuevo PP aragonés responderá a esos mismos parámetros lamentando que “sus primeros pasos” se hayan situado en un extremo totalmente diferente y lo ha ejemplificado en tres aspectos. La primera de ellas, la actitud demostrada durante la crecida del Ebro que ha afectado a varios municipios aragoneses. “Mientras el presidente Lambán ha estado durante una semana acompañando a alcaldes, concejales y vecinos afectados, hemos visto a un Azcón que se dedicaba a insultar a través de las redes sociales al presidente del Gobierno de España. Mientras Pedro Sánchez tuvo la deferencia de visitar localidades afectadas, Casado, que hoy viene a la clausura de su congreso, ha estado sencillamente ausente pensando más en sus problemas internos en su partido que ayudando a los afectados”, ha criticado.

También ha hecho referencia al “esfuerzo” y al “trabajo” de Javier Lambán que ya ha comprometido ayudas para los afectados y ha lamentado las “bufonadas” del presidente del PP de Zaragoza para conseguir “su minuto de gloria” en vez de sumarse al rigor y la seriedad que debería caracterizar a la primera fuerza de la oposición.

Guillén también ha recordado que en el Ayuntamiento de Zaragoza se han intentado “acallar” los derechos de la oposición con “ciertos tintes autoritarios” convocando plenos para presionar a la oposición para que no recurriera decisiones del equipo de gobierno y que “un día sí y otro también” se apoya en la extrema derecha para sacar adelante proyectos o para “mantener el sillón porque recordemos que no fue quien ganó las elecciones”.

Por último, Guillén ha tildado de “bipolaridad política” la actitud del nuevo presidente del PP que en Zaragoza defiende el reparto del dinero público por habitante y “cuando va al medio rural, como hizo en Alcañiz, apuesta por la discriminación positiva para los municipios más pequeños”. “Las dos posiciones son imposibles de defender a la vez, a no ser que lo que intenta es ahondar en la demagogia”, ha insistido.

Por todo ello, Guillén ha reclamado que “el PP de Aragón vuelva a ser un partido útil, capaz de anteponer el pacto, el acuerdo y la centralidad al populismo espurio, que sea un partido responsable y, como un día fue, un partido de Estado”. En esta línea, ha realizado un llamamiento a los populares para que se unan al “gran proyecto común que es Aragón y, sin dejar de realizar su labor de oposición que es vital en democracia, haya espacio para el consenso” y ha realizado un repaso a los 15 pactos que Lambán propuso en el pasado Debate sobre el Estado de la Comunidad.

“Sobre esos 15 puntos se podría producir un gran acuerdo entre todas las fuerzas políticas, los agentes sociales y económicos y toda la sociedad civil. El trabajo es mucho y el principal partido de la oposición tiene la obligación de unirse a ese gran proyecto. Desde el PSOE Aragón les esperamos con ese reto”, ha concluido.

NOTICIAS DESTACADAS