“Aragón solo apostará por candidaturas que defiendan a España, que sean de España, de interés del Estado español"

Parecía que ya se había dado portazo a los JJOO de Invierno 2030, pero este jueves el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha encendido la llama del «sueño olímpico aragonés». «Jaca sueña desde hace 30 años con unos Juegos», ha apuntado, tras asegurar que, si se tiene que hablar de cuál es la capital olímpica del Pirineo es, «sin ningún tipo de dudas», la ciudad de Jaca.

Tras dejar atrás este «desafortunado episodio» de una candidatura conjunta entre Aragón y Cataluña para 2030, «que ha fracasado y no por nosotros» -como ha apuntado Lambán-, la DGA quiere hablar del futuro sin perder de vista el «sueño» de los jaqueses. «Hay que empezar desde cero. No podemos empezar con un proceso viciado desde el principio como ha ocurrido en esta ocasión». Por esta razón, ha optado por dejar pasar el verano, «para que se enfríen las cosas», y, a partir de ahí, empezar a hablar de un proyecto para 2034 «por el que Aragón apostará decididamente».

En este sentido, el presidente autonómico ha avanzado que «solo apostará por candidaturas que defiendan a España, que sean de España, de interés del Estado español y pongan a España, más si cabe, en el mapa del deporte y del olimpismo». «No a ninguna comunidad en particular, sino que sean unos juegos entendidos y con sentido de Estado en los que esté presente el Pirineo de una manera equilibrada y justa», ha defendido.

«Esperaba insultos de la Generalitat, pero de un secretario de Estado es insólito»

Al cruce de palabras entre el presidente del COE, Alejandro Blanco, la Generalitat, la DGA, e incluso el deportista Pau Gasol, este jueves se ha sumado el secretario de Estado para el Deporte, José Manuel Franco, quien ha manifestado que «llamar al COE aliado del independentismo… En esta vista he oído muchas barbaridades, pero esa quizá supere a muchas».

Frente a ello, Lambán ha tildado de «insólitas» las exposiciones de Franco. «Esperaba agresiones e insultos procedentes de la Generalitat, también del propio presidente del COE, vistos los acontecimientos de los últimos tiempos, pero desde luego no las esperaba de un secretario de Estado. Me parece algo absolutamente insólito», ha reconocido. «Me parece sorprendente, pero no voy a ser yo quien alimente esa espiral de descalificaciones e insultos en la que han decidido entrar algunos y que a mí me resulta bastante penoso», ha añadido.

Por otra parte, en una clara defensa de los intereses de la Comunidad, el máximo representante del Ejecutivo aragonés ha destacado que «siempre» ha sabido qué poner «por delante de tu propio partido y de otras instituciones»: «la defensa del interés de tu Comunidad, aunque a veces tiene sus inconvenientes», ha aseverado. Recordando que «nunca ha habido un proyecto técnico; siempre ha sido algo exclusivamente dominado por los criterios políticos», Lambán ha hecho hincapié en que el «último que se ha levantado de la mesa y quien más soluciones ha puesto para llegar a un acuerdo ha sido Aragón».

Precisamente, la última fue una propuesta «muy justa» donde se repartían las pruebas por lotes y se dejaba elegir a Cataluña la primera. «Cataluña la rechazó sin leerla y me da la impresión de que el presidente del COE también», ha apuntado. «En esos retos que plantea Blanco da más la impresión de ser un especialista en artes marciales que en ser alguien que debía promover el consenso y acuerdo», ha sostenido.

«A Aragón no se le puede acusar de haber roto el diálogo. Hemos sido los que más propuestas hemos hecho. Lo que no podían pretender es que aceptáramos una candidatura a los Juegos en la que Cataluña fuera la parte principal y casi exclusiva y nosotros fuéramos simples comparsas. Eso es lo que ha molestado, que nosotros retrasáramos ese papel subalterno, subsidiario que se nos quería asignar», ha recalcado el aragonés, expresando un «bienvenidos sean los insultos y los vilipendios» ante esta situación.

NOTICIAS DESTACADAS