Los portavoces de los cuatro partidos de la oposición: PP, Cs, Vox e IU

Los tres años de legislatura del cuatripartito han copado este jueves todo el debate de la política aragonesa. Tres años del PSOE, Podemos, PAR y CHA en el poder que han supuesto para la DGA una “estabilidad” envidiable para muchas autonomías, como ha reconocido el propio Lambán, pero también una gobernabilidad “autocomplaciente” y “apegada al sillón” como apuntaba la oposición. Esta mañana el presidente de Aragón ensalzaba la unión de su Gobierno en un contexto complicado marcado por el coronavirus, la invasión rusa de Ucrania y la inflación. Un discurso que la portavoz del PP, Mar Vaquero, ha tildado de “decepcionante” y “triunfalista”.

“Si por algo se ha caracterizado la acción de la DGA ha sido por la incapacidad y la ineficacia”, ha sostenido la representante del principal partido de la oposición, quien ha lamentado que el “autocomplaciente balance” de Lambán haya estado alejado de la realidad de los 100.000 aragoneses que tienen serias dificultades para llegar a fina de mes, “74.000 de ellos en pobreza severa”. “El balance oficialista se olvida de los problemas de la inmensa mayoría de los aragoneses para afrontar la constante subida del coste de la vida y de las empresas y familias para combatir la crisis energética”, ha criticado.

Precisamente, la popular ha recordado que el Ejecutivo autonómico fue “incapaz” de atraer una de las grandes fábricas de baterías que van a ser “decisivas” para el futuro inmediato de la automoción. “Tampoco ha sacado adelante la candidatura olímpica, que ha saltado por los aires sin que nadie nos haya explicado por qué Pedro Sánchez vino a prometerlo a Zaragoza y ahora ni siquiera reciba al presidente de la DGA, ni el cumplimiento con las cuencas mineras y el Plan de Transición Justa”, ha señalado Vaquero, tras denunciar que el nuevo Plan de la Cuenca del Ebro “se olvida de miles y miles de hectáreas de regadío y deja fuera 30 embalses y la regulación del Gállego”.

Sin embargo, donde el PP ha hecho especial hincapié ha sido en la pérdida de calidad de los servicios públicos aragoneses, sobre todo, en la Sanidad. “Lambán recibió una Sanidad que, en 2015, era la quinta en España que más invertía por habitante para ser ahora la undécima, una sanidad que era la segunda mejor valorada por los usuarios y que ahora es la quinta. El Gobierno que recorta un 4% del presupuesto en el peor momento, que logra el triste récord de ser el peor de toda España en lista de espera quirúrgica y de especialistas, que cierra consultorios por falta de profesionales y que recorta el servicio de ambulancias en varias zonas rurales”, ha recalcado la parlamentaria.

Cs rechaza la «autocomplacencia», pero también el «apocalipsis»

Ni blanco ni negro, a esa conclusión ha llegado el líder de Cs Aragón, Daniel Pérez Calvo. “No podemos caer en la complacencia como se está haciendo desde la DGA, pero tampoco es el apocalipsis», ha manifestado el liberal, tras reconocer que le empieza a «molestar esa actitud de escasa autocrítica cuando se está en el Gobierno y de que todo es nefasto cuando se está en la oposición”.

Para los naranjas “no es que se haya gobernado mal, sino que se ha gobernado poco”. «Tengo la sensación de que estamos pasando el periodo condicionado por el juego del equilibrio entre el cuatripartito”, ha subrayado, tildando de “conveniencia” la legislatura. «Falta agilidad y legislación”, ha denunciado. Sin embargo, el propio dirigente de Cs ha asegurado que la estabilidad ha sido el “principal logro de Lambán a la hora de conseguir esa imagen de serenidad de que Aragón es una tierra tranquila donde se puede invertir”.

Por otra parte, Pérez Calvo ha apuntado que el cuatripartito “no existe”, sino que es el “PSOE de Lambán quien reina y gobierna, y los otros se limitan a hacer lo que les dicen”. Una razón de peso de aquella estabilidad de la que presumen, además de la “responsabilidad de Cs”. “Quien ha atado en corto a Podemos ha sido Cs. Hemos tendido la mano a la DGA y eso ha roto muchos esquemas. Sin nosotros, ¿hubiera sido posible contar en los Presupuestos con una iniciativa publico privada?”, se ha preguntado, tras reconocer que han “neutralizado” a la formación morada “para que no sea en Aragón lo que está siendo en comunidades vecinas”.

La actuación del Partido aragonés es otro de los aspectos a mejorar para los naranjas. “Nos hubiera gustado que hubiese sido más valiente y coherente con sus principios”, ha indicado. Por otra parte, ha avanzado su “predisposición” a sentarse con el Ejecutivo “para trabajar en el presupuesto de 2023”.

Vox asegura que el cuatripartito está «apegado al sillón»

Por su parte, el portavoz de Vox en las Cortes, Santiago Morón, ha asegurado que el Gobierno regional se encuentra en un estado de “franca debilidad” y con un “apego importante al sillón”, y que su único objetivo es “mantener esta situación el mayor tiempo posible”. A su juicio, la fortaleza de la que presume el Ejecutivo es “impostada” y “traduce la debilidad” de las cuatro fuerzas políticas.

En este sentido, Morón ha enumerado las diferencias existentes en el seno del cuatripartito, como son la supresión del Impuesto de Sucesiones, la política lingüística, la educación concertada o el desarrollo económico en el Pirineo. “No nos ha sorprendido la valoración de Lambán, instalado en su habitual autocomplacencia, alejado de la realidad, mostrando un Aragón idílico que está bien alejado del día a día de los aragoneses”, ha afirmado, calificando el balance hecho por el Gobierno de “otro acto más de propaganda”.

De este modo, desde Vox consideran que el Ejecutivo está “mirando para otro lado” en cuanto a la inflación y el “empobrecimiento de los aragoneses”. “Ha seguido incrementando la deuda de la Comunidad en estos tres años en más de 800 millones de euros, con un incremento de gasto que no ha tenido un reflejo en una mejora de los servicios esenciales”, ha expuesto.

IU lamenta que la aspiración de Lambán sea «volver a 2019» 

“Profunda decepción” con el discurso “autocomplaciente” del presidente de Aragón. Así se ha mostrado el líder de Izquierda Unida, Álvaro Sanz, tras escuchar las palabras de Javier Lambán, en su balance de tres años de cuatripartito. “Ha estado alejado de las preocupaciones que deberían centrar al Gobierno y ha sido poco propio de una mayoría que se dice progresista”, ha expresado Sanz.

El diputado autonómico cree que las palabras del ejeano “solo sitúan sus aspiraciones en 2019”, con “los mismos ejes y misma óptica” que “antes de la pandemia”. “Estos últimos años ponen en jaque muchísimas de las capacidades del sistema público para dar respuesta a los derechos fundamentales. La Covid lo dejó claro y los fondos europeos iban a ir a fortalecer esta cuestión”, ha afirmado.

Además, el portavoz de IU ha echado en falta una “reflexión” sobre el “estado de los servicios públicos”, ya que, a su juicio, se han limitado a decir que “los aragoneses son muy felices”. “Que uno de cada cinco aragoneses pueda caer en círculos de pobreza puede ser preocupante. La Covid nos había obligado a fortalecer el dispositivo de bienestar que son los servicios públicos”, ha remarcado Sanz.