Las ayudas publicadas este miércoles incluyen a las localidades de la comarca de Calatayud

El presidente del PP de Zaragoza y portavoz de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente en las Cortes, Ramón Celma, ha solicitado la inclusión de los agricultores de Nonaspe y Mequinenza en las ayudas por los incendios forestales que han tenido lugar este verano. Y es que la convocatoria de este miércoles solo contempla a los afectados por el fuego en Calatayud, más concretamente los municipios de Alhama de Aragón, Ateca, Bubierca, Castejón de las Armas, Cetina, Contamina, Embid de Ariza, Moros, Terrer, Villalengua y Villarroya de la Sierra.

Celma ha lamentado que el Ejecutivo se “olvide” de la Comarca Bajo Aragón-Caspe y de Mequinenza, donde los daños sufridos por agricultores y ganaderos hace ya dos meses fueron cuantiosos y todavía no se han indemnizado. “Los agricultores de esta zona han perdido por el incendio 2.008 hectáreas, entre ellas de frutales de nuevo regadío que suponen unos costes de inversión muy altos. Pero no solo esto, en Nonaspe también se han visto afectados 114 kilómetros de pistas y caminos y diez casas de campo”, ha indicado.

De la misma manera, ha exigido el reconocimiento de ayudas de esta naturaleza para los agricultores y ganaderos afectados por el reciente incendio del Moncayo, una vez que se produzcan las evaluaciones de daños. “Los agricultores del Moncayo deben de ser indemnizados también cuando se conozcan los daños sufridos en las 6.000 hectáreas afectadas por el incendio en las que los cultivos principales eran almendros, olivos y viñedos”, ha asegurado.

Para el portavoz popular, la respuesta ante situaciones de este tipo debe ser “inmediata” y por ello no se deben “esperar indemnizaciones durante dos meses”, en el caso concreto de Nonaspe. En este sentido, es “grave” que no se haya incluido a esta zona en el Decreto Ley del Gobierno de Aragón. “Su cometido es restituir los daños sufridos. Las ayudas deben ser ágiles, suficientes y para todos los afectados, y las incluidas en el Decreto-Ley no lo son”, ha criticado Celma.

Para el PP, las ayudas derivadas de la declaración de zona catastrófica se extienden en su concesión durante muchos meses, lo que imposibilita a los afectados por estas situaciones a retomar la actividad que desarrollaban y que se vio interrumpida por los incendios. “Los agricultores de la zona de Nonaspe afectados por el incendio del pasado 16 de junio deben recibir unas ayudas compensatorias de forma inmediata y estas deben ser compatibles con las que se den desde la Administración General del Estado”, ha señalado.

Del mismo modo, ha enumerado otros problemas que a su juicio deben compensarse, como pueden ser la sequía, la subida de los precios, el incremento de los costes o la incertidumbre de los mercados. Situaciones “suficientemente complicadas” en el día a día, como para que se sumen otras como los incendios, “poniendo en riesgo la renta del medio rural y su supervivencia”.

Finalmente, Ramón Celma ha solicitado al Gobierno de Aragón celeridad en la tramitación de todas las ayudas agrícolas por situaciones climatológicas que hagan posible continuar con la actividad de forma inmediata. “El mundo rural no se entiende sin agricultura ni ganadería, y es precisamente cuando peor lo pasan por la sequía, el granizo o los incendios, cuando las administraciones deben tener en cuenta el papel tan importante que juegan”, ha concluido.

NOTICIAS DESTACADAS