Ramón Celma ha pedido seguir el ejemplo de Calatayud

El presidente del PP de Zaragoza, Ramón Celma, ha visitado este martes Vera de Moncayo para comprobar sobre el terreno los daños que dejó el incendio, que arrasó más de 8.000 hectáreas entre las distintas localidades de la zona. Allí, ha solicitado que, a imagen del decreto ley publicado por el Gobierno de Aragón para los afectados por el incendio de Calatayud, se establezca un plan de ayudas directas también para la zona del Moncayo, y Nonaspe y Mequinenza, los otros puntos negros de este verano.

Además, Celma ha insistido en dejar trabajar a los agricultores, ganaderos y regantes de la zona, de tal modo que sus labores, como pueden ser limpiar los cauces de las acequias, la tala de determinados árboles, el pastoreo o la labranza de los campos, entre otras, sirvan como medida de prevención para los incendios. “Solo se soluciona escuchando a la gente”, ha añadido, ya que considera que “muchos asuntos medioambientales” terminan por “estorbar” a la hora de la verdad.
El también diputado popular en las Cortes ha estado acompañado de los alcaldes de Santa Cruz de Moncayo, Alcalá de Moncayo, El Buste, Añón, Vera y Vierlas. De primera mano, los ediles le han trasladado situaciones como la del médico de Alcalá, que “no podía hacer recetas porque no había acceso a internet”.

En la misma localidad, ha continuado, un ganadero de 60 años vio como todas sus cabezas de ganado, en este caso ovino, se calcinaban por el incendio. “Así, podríamos poner cientos de ejemplos”, ha señalado Celma.

En la misma línea, el presidente comarcal y primer edil de Santa Cruz de Moncayo, Alberto Val, ha reiterado la necesidad de “dejar gestionar los montes y no poner pegas a todo lo que se está haciendo”. “Nos sentimos abandonados en ese sentido”, ha concluido.

NOTICIAS DESTACADAS