PP y PSOE se han lanzado continuos dardos y ataques durante sus intervenciones

El sistema sanitario ha sido el gran protagonista en el primer Pleno del curso político en las Cortes, donde el presidente de Aragón, Javier Lambán, ha realizado una férrea defensa de la gestión del Departamento en los últimos tres años, y tendiendo la mano a todo el arco parlamentario para buscar acuerdos por la “sostenibilidad” del sistema sanitario. Un discurso que no ha gustado a la oposición, que ha tildado el mensaje de “triunfalista” y “cortoplacista”, criticando que “gestionan a golpe de titulares” y “reaccionando a una mala noticia en prensa”.

Esta “iniciativa”, que Lambán quiere ampliar al conjunto del Estado, partirá de una primera fase para “identificar deficiencias” y “fijar los objetivos” en el ámbito de la Comunidad, instando al Instituto Aragonés de Ciencias de Salud a “hacer una autoevaluación” del sistema, advirtiendo, eso sí, de la “absoluta insuficiencia del sistema financiero” que “amenaza con llevar al sistema al colapso”. “Voy a tratar de involucrar a todos los que tienen algo que decir para hacer frente a este gravísimo problema de país. Me empeñaré en ello”, ha señalado el máximo responsable de la DGA, afirmando que es consciente de que algunos grupos “querrán sentarse en esta mesa” y otros “descalificarán la iniciativa”. “No podemos esperar que sea el gobierno de España quien asuma la iniciativa, porque no lo ha hecho, y porque es competencia autonómica”, ha añadido.

Sin embargo, a tenor de lo visto en este primer Pleno de un curso político marcado por las elecciones de mayo, no parece sencillo que PP y PSOE se entiendan en asuntos sanitarios, con continuos dardos y ataques mutuos en las intervenciones. La diputada popular, Mar Vaquero, ha culpado al líder del Ejecutivo de acudir a las Cortes a “hacer anuncios”, acusándoles de “falta de verdad, fracaso y mala gestión”, y definiéndole como “un discípulo de Sánchez” y un “profesor de Pilar Alegría” en “confrontación e insultos”.

Igualmente, Vaquero ha tirado de cifras para rechazar la “priorización de la sanidad” de la que habla Lambán, asegurando que “cuanto más alto ha sido el presupuesto, menos dinero han destinado” a este Departamento. “En 2016 se destinaba un 40% del presupuesto a Sanidad. En 2020 subió por la pandemia. En el último año 2021, un 29% se ha destinado a Sanidad, con un 4% de recorte con el que entramos a 2022. Desde que gobiernan han dado menos peso a la Sanidad a los presupuestos”, ha expuesto.

Ante esta intervención, Lambán cree que los “excesos” del PP “rozan el disparate”, culpándoles de “tergiversar” los datos al preguntar por los 100 millones de euros que se inyectaron en el Departamento. “Deberían ser más prudentes, porque ustedes son el origen y causa de muchos problemas de la sanidad aragonesa. Y porque utilizar electoralmente una pandemia roza la inmoralidad”, ha resaltado el líder socialista, acusando al PP de la jubilación de 700 profesionales de Medicina que “le está costando al sistema 500 millones de euros en indemnizaciones”.

Un “problema gravísimo” de falta de profesionales

Durante su primera intervención, Lambán ha hecho una radiografía de la situación de la sanidad aragonesa tras dos años y medio de pandemia donde, asegura, “no ha tenido la comprensión que merecía”, reconociendo, eso sí, un “problema gravísimo”, que se extiende a nivel nacional, con la falta de profesionales.

Ante esa falta de médicos, el Departamento, como ha recordado, se ha visto obligado a “reorganizar” las consultas por la “imposibilidad” de cubrir las faltas, pero “siempre garantizando la asistencia sanitaria a todos los habitantes”, con “todo tipo de recursos e incentivos”. “Ha habido problemas y se han tratado de resolver por todos los medios. Póngame un ejemplo de una comunidad que haya adoptado más medidas. El problema gravísimo de la sanidad es la falta de profesionales, no de recortes”, ha asegurado Lambán, afirmando que Aragón es “la segunda comunidad con más tasa de profesionales de Medicina en hospitales”, la “primera en Enfermería”, y “la tercera con más facultativos en Atención Primaria”.

Asimismo, Lambán ha sacado pecho del Plan de Abordaje de Listas de Espera, con una reducción del 24,5% respecto a enero, “utilizando todos los recursos a su disposición, logrando un mayor rendimiento mañana y tarde, priorizando patologías como mayor importancia”, ha señalado el líder del Ejecutivo autonómico, pidiendo también al Ministerio que “homologue” el sistema de contabilización de los pacientes en lista de espera.

Igualmente, considera que ha habido “interés” en “descalificar” el nuevo pliego del transporte sanitario, insistiendo en que “cuando las aguas vuelvan a su cauce”, se verá que “todos los pueblos salen netamente beneficiados”. Por todo ello, junto al Plan de Atención Primaria o el de Salud Mental, se ha mostrado “orgulloso” de “impulsar el mayor esfuerzo inversor de la historia de la Comunidad desde que recibimos las competencias de Sanidad”.

Resto de la oposición

Tampoco ha convencido la intervención de Lambán al resto de la oposición. El portavoz de Ciudadanos, Daniel Pérez Calvo, ha afirmado ser “realista” con “datos preocupantes, en algunos casos inadmisibles, y mejorables”. De este modo, ha criticado los “temblores y escalofríos” que producen los conciertos con los centros privados, exigiendo que se potencie la colaboración para “meter un rejonazo” a las listas de espera. “Es inadmisible que haya un aragonés en lista de espera mientras haya una habitación vacía en un centro sanitario. Es evidente el colapso con una deficiente planificación”, ha remarcado, pidiendo un pacto por la sanidad que dure “30 o 40 años”.

Por su parte, el líder de Vox, Santiago Morón, ha calificado el discurso de “triunfalista” y de plantear “políticas cortoplacistas”, culpándole del “deterioro” de la sanidad pública y de gestionar “a base de titulares”. “Solo buscan acallar la opinión critica ante un mal dato. Reaccionan ante una noticia que sale en prensa. No hay estrategia ni concretan cómo hacer las cosas. El objetivo es no salir mal en la foto, pero ¿se mejora la calidad asistencial de los ciudadanos?”, ha cuestionado.

Finalmente, el diputado de Izquierda Unida, Álvaro Sanz, ha puesto el foco en las “deficiencias estructurales” la pandemia “hizo visible”, rechazando que el objetivo sea “volver a la senda del corto plazo del modelo anterior”. “No nos hemos replanteado el modelo hospitalocéntrico, centrado en curar y no prevenir, en la asistencia y no en la salud. Dificulta el desarrollo del principal nivel asistencial”, ha manifestado, posicionándose en contra de las externalizaciones en el sistema sanitario.

NOTICIAS DESTACADAS