Un sanitario controla una habitación estanca
Los recursos se destinaron, principalmente, a pagar el incremento de personal sociosanitario y educativo necesario para atender a las personas afectadas por la pandemia; a la adquisición de los bienes, servicios y equipamientos precisos para enfrentar la emergencia y al apoyo, mediante subvenciones, a las personas y colectivos que, en mayor medida, sufrieron sus consecuencias sociales y económicas

El Gobierno de Aragón recibió del Estado unos fondos adicionales de 963 millones de euros entre 2020 y 2021 para hacer frente a la pandemia de Covid19, que supuso unos gastos de 506 millones y una merma de ingresos de 84. Ello generó un “excedente de recursos” de 373 millones en las cuentas de la Comunidad que fueron destinados a cerrar ambos años con “las mejores cifras de déficit de los últimos años”.

Esta es una de las principales conclusiones de un informe de la Cámara de Cuentas, que analiza el impacto de la Covid19 en los presupuestos de la Comunidad Autónoma. De los 506 millones de euros de gasto, el Salud tuvo que afrontar 143 millones en cada ejercicio analizado; el departamento de Educación, 9 y 27 millones, respectivamente, y el IASS, 13 millones en 2020 y 3 en 2021. La suma del gasto del resto de departamentos y entidades fue de 47 millones en el año 2020 y 121 en 2021, mayoritariamente, en subvenciones.

Los recursos se destinaron, principalmente, a pagar el incremento de personal sociosanitario y educativo necesario para atender a las personas afectadas por la pandemia; a la adquisición de los bienes, servicios y equipamientos precisos para enfrentar la emergencia y al apoyo, mediante subvenciones, a las personas y colectivos que, en mayor medida, sufrieron sus consecuencias sociales y económicas.

En concreto, el gasto en personal fue 168 millones de euros en la suma de los dos ejercicios: 140 millones con cargo al SALUD, destinados a reforzar el personal sanitario desde la declaración de la pandemia; 22,5 millones correspondientes al departamento de Educación, empleados en su mayor parte en la contratación de docentes, a partir de septiembre de 2020, y 1,7 millones el IASS, casi la totalidad, imputados al ejercicio 2020, en el que las residencias de mayores vivieron las situaciones más dramáticas.

CONTRATOS DE EMERGENCIA

La Cámara de Cuentas ha analizado, específicamente, la contratación del año 2020, en el que se adjudicaron 749 contratos para hacer frente al Covid, por importe de 48 millones de euros, de los cuales, 428 se adjudicaron por el procedimiento de emergencia, por importe de 45,3 millones de euros. Más de la mitad de los contratos de emergencia “Covid” se adjudicaron por el Salud (327 contratos por importe de 35 millones de euros), seguido del IASS (62 contratos por importe de 5,7 millones de euros). Los auditores también han analizado otros contratos de emergencia que no guardan relación con el Covid, por importe de 14 millones de euros.

Una contratación de emergencia que la Cámara de Cuentas ha calificado de “masiva”, pero resaltando que se usó “de manera correcta” para contratar con la mayor inmediatez posible los suministros y servicios necesarios para hacer frente al Covid19, si bien la auditoría ha confirmado, por un lado, los riesgos de este procedimiento y, por otro, algunos incumplimientos de la normativa que regula esta forma de contratación excepcional.

SUBVENCIONES SIN RESULTADOS

Por otro lado, la Cámara ha destacado que algunas de las líneas no fueron diseñadas correctamente y no tuvieron el impacto esperado, como las ayudas para el alquiler de viviendas o las subvenciones a préstamos de cooperativas agrarias, en 2020. En 2021, ninguna de las líneas revisadas agotó el crédito disponible y todas tuvieron una ejecución inferior a la prevista, de entre el 46% y el 80%. Especialmente baja fue la ejecución de la línea Covid de apoyo a la solvencia empresarial, diseñada por el Estado, en la que se concedieron 65 millones de un total de 141 recibidos del Estado.

NOTICIAS DESTACADAS