Imagen del campus de la Universidad San Jorge
Abrir una nueva facultad es para Lambán una forma de hacer frente a la falta de profesionales, aunque no la única

El presidente de Aragón, Javier Lambán, tiene claro que la crisis sanitaria, y en especial la falta de profesionales, no puede solucionarse desde una perspectiva “corporativa” porque de lo contrario la sanidad está abocada al colapso. Por ello, ha trasladado su apoyo a la propuesta de la Universidad San Jorge de abrir una nueva Facultad de Medicina en Zaragoza.

En busca de ese espaldarazo de nuevos sanitarios, el propio jefe del Ejecutivo instó en la apertura del curso académico a las dos universidades, UZ y USJ, a “arremangarse” para contribuir a solucionar el problema. “Creo que es una solicitud oportuna que yo mismo alenté”, ha asegurado.

Lambán no ha reducido esta cuestión a la universidad. Existe, a su juicio, otro “cuello de botella” que no permite la entrada de nuevos sanitarios en el mercado, como es que se autorice el incremento de las plazas MIR en los hospitales. Y tampoco la circunscribe a Aragón, ya que ha insistido en su iniciativa de un pacto entre comunidades por la “eficiencia y sostenibilidad de la sanidad pública”. En este sentido, ha reconocido haber dado los primeros pasos manteniendo conversaciones con mandatarios autonómicos, aunque sin ofrecer más detalles.

El Plan de Atención Primaria de Aragón 2022-2023 también ha tenido su hueco en el debate de las Cortes. El portavoz de Ciudadanos, Daniel Pérez Calvo, se ha referido a través de una pregunta parlamentaria a los 5,5 millones anunciados por Pedro Sánchez en Zaragoza dentro de los 172 para todo el país.

Asimismo, ha querido saber si se han tenido en cuenta los criterios de la Comunidad, como “el envejecimiento, la dispersión” y la concentración de la población alrededor de Zaragoza. Estos fondos, ha dicho el presidente, ya estaban anunciados y planificados. De hecho, la consejera de Sanidad, Sira Repollés, ya dio detalles sobre su distribución en la última Comisión Permanente.

Ese reparto, al que ahora se ha referido el líder del Ejecutivo, contempla 21 millones de inversión en total, de los cuales 8,6 proceden de fondos propios y 11,6 están cofinanciados. Los 5,5 anunciados por Sánchez son la inversión para 2022 y en 2023 llegarán otros dos. A su vez, se dividen en dos partidas, una para la adquisición de equipos y otra para acelerar los procesos administrativos.

ÁLVARO SANZ (IU) SE ENZARZA CON LAMBÁN POR EL FRACKING

Izquierda Unida, a través de su portavoz, Álvaro Sanz, ha trasladado a Lambán su “profundo malestar” en lo que a la ejecución de políticas frente al cambio climático se refiere. En concreto, han criticado la “voluntad” del vicepresidente y consejero de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial, Arturo Aliaga, a abrir las puertas a la extracción de hidrocarburos y el fracking en Aragón.

O al menos, así consideran que lo trasladó a Teresa Ribera en la Conferencia Sectorial de Energía, algo que el presidente ha negado “taxativamente”. No se ha quedado ahí la discusión, ya que Sanz ha protestado que la DGA no esté teniendo en cuenta los acuerdos, algunos de ellos para la investidura, en materia de sostenibilidad y lucha contra el cambio climático. En un momento “clave” para hacer frente al problema, ha dicho, el cuatripartito debe proyectar “una sola voz” y atender temas estructurales.

Con la ley como límite, Lambán ha reiterado que tomar medidas sobre la energía, y en concreto “lo relacionado con el gas, está de actualidad”. Hablar de esto, ha concluido, no le parece “ningún pecado, sino un ejercicio puro de realismo”.

NOTICIAS DESTACADAS