Lambán atiende a los medios antes de participar en el 60º aniversario de Atades
Lambán cree que el país está entrando en una política fiscal “completamente inversa” a lo deseable. Foto: Laura Trives

El presidente de Aragón, Javier Lambán, no ha cerrado la puerta a una bajada de impuestos en lo que queda de legislatura siempre que cuente con la aprobación y el visto bueno de los cuatro miembros del Ejecutivo. El máximo responsable del Gobierno ha recordado que el pacto de investidura recogía que no se movería la política fiscal “ni hacia arriba, ni hacia abajo”, por lo que toda decisión que se adopte, teniendo en cuenta que la situación económica no tiene nada que ver con 2019, debe ser consensuado entre PSOE, Podemos, PAR y CHA.

En este sentido, el consejero de Hacienda, Carlos Pérez Anadón, ya está planificando la ronda de contactos con el resto de fuerzas, tal y como se avanzó en el último Pleno, para avanzar en la búsqueda de pactos en el combate contra la inflación y una posible “revisión o actualización” de la fiscalidad. “Si el acuerdo sobre mantener inalterable la fiscalidad fue uno de los pilares del pacto de investidura, cualquier cambio que se pudiera producir, y no digo que vaya a haberlo, pero admito la posibilidad, tendría que ser de acuerdo entre los cuatro partidos del Gobierno”, ha resaltado Lambán.

«Cualquier cambio que se pudiera producir, y no digo que vaya a haberlo, pero admito la posibilidad, tendría que ser de acuerdo entre los cuatro partidos del Gobierno»

Javier Lambán, presidente de Aragón

Unas declaraciones del presidente aragonés que llegan apenas unas horas después de que su homologo valenciano, Ximo Puig, también socialista, anunciara una serie de medidas fiscales, como la ampliación de las deducciones y bonificaciones o de la cuantía exenta de tributación. Al respecto, Lambán ha afirmado que “da exactamente igual” lo que hagan otras comunidades, afirmando que primero habría que “ponerse de acuerdo” en el “modelo de país y de servicios sociales” y resolver el problema de financiación autonómica.

De hecho, Lambán cree que el país está entrando en una política fiscal “completamente inversa” a lo deseable, con un “fuego cruzado” entre fuerzas políticas y “subastas de reduccion o aumento de impuestos”, y “ese no es el camino”. “Una vez que decidiéramos entre todos qué modelo de sociedad queremos y qué servicios públicos vamos a mantener con qué amplitud y calidad, habrá que pensar cómo los vamos a pagar, así como una imposición adecuada a las políticas de inversión y gasto que queremos desarrollar, con justicia retributiva y progresividad”, ha mantenido el presidente aragonés, que ha admitido que no la Comunidad no dispone de “instrumentos fiscales” para remediar la “insuficiencia de recursos” que tiene Aragón.