Carmen Susín durante un pleno
La portavoz de Hacienda del PP, Carmen Susín, ha insistido en las propuestas presentadas el pasado jueves

Tras presentar sus propuestas para la reforma fiscal el pasado jueves, por medio de su portavoz, Mar Vaquero, el PP urge ahora al Gobierno de Aragón a aprobarlas en el próximo consejo de Gobierno, la semana que viene. Lo plantean así porque, dicen, se trata de un asunto “urgente” para los aragoneses, especialmente lo relativo al Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF).

Las medidas fiscales de los populares se basan en rebajar los cuatro primeros tramos del IRPF en un punto, hasta los 34.000 euros, y su bajada hasta los 60.000 frente a la inflación. La tercera línea de actuación es aplicar el tipo del 4,1% correspondiente a al incremento de los costes salariales.

Además, piden otra deflactación, esta vez de los mínimos personal y familiar a los 60.000 euros, utilizando también ese tipo porcentual. Todo ello, con carácter retroactivo a 1 de enero de 2022. La portavoz de Hacienda del PP, Carmen Susín, ha alegado este lunes que la DGA tiene margen económico para hacerlo. En concreto, se ha referido a los 127 millones extra de recaudación en lo que va de año.

Carmen Susín, de espaldas, habla con Mar Vaquero durante el último pleno de las Cortes

El objetivo es que las “rentas medias y bajas de Aragón” se sitúen, al menos, en la media nacional. “Son las segundas que más pagan de toda España”, ha expuesto Susín, por lo que “todo acuerdo” pasa por igualarlas. El IRPF, ha señalado la diputada, será el punto de partida de cualquier negociación fiscal con el PP. A partir de ahí, estarían abiertos a tratar otros tributos, siempre desde el acuerdo pero sin rendir “pleitesía” a la DGA.

FINALIZA EL PLAZO DE PROPUESTAS FISCALES

El consejero de Hacienda, Carlos Pérez Anadón, se dirigió a los distintos grupos para que le remitieran sus propuestas en materia fiscal. El plazo finalizaba este lunes, 10 de octubre. El propio presidente, Javier Lambán, fue el primero en referirse a este asunto, priorizando el acuerdo dentro del cuatripartito pese al ofrecimiento de PP y Cs.

Desde esta última formación, el portavoz Daniel Pérez Calvo manifestó públicamente que apoyaría una bajada de impuestos. Y mediante José Luis Saz, responsable del área dentro del partido, solicitaron actuar sobre el Impuesto de Patrimonio, el de Contaminación de las Aguas y la rebaja de tasas en servicios como la ITV y las transmisiones patrimoniales. “Hay espacios para ahorrar un 8% o un 10% del presupuesto de la Comunidad”, estimó Saz.

Daniel Pérez Calvo, portavoz de Cs, tendió la mano a Lambán en caso de bajar los impuestos

Por su parte, Vox reclamó deflactar la tarifa autonómica del IRPF en sus cuatro primeros tramos, “por cuantía igual a la inflación” y bonificar todos los grados del Impuesto de Sucesiones un 99%. Además, “modificar el tipo general hasta el 0,5% del Impuesto de Actos Jurídicos documentados”, “bonificaciones del 100% para la compra de vivienda habitual en el Impuesto de Transmisiones, cuyo precio sea igual o inferior a 300.000 euros”, y reducir al 50% las tasas administrativas.

Asimismo, valoran actuar sobre órganos como Motorland, la Corporación Aragonesa de Radio y Televisión (Cartv) y la Academia Aragonesa de la Lengua para eliminar lo que consideran “gasto superfluo”.

Izquierda Unida, con Álvaro Sanz, reclamaba “no criminalizar la fiscalidad porque es el mejor camino a la privatización”. Por ello, trasladó una Proposición No de Ley que salió adelante en las Cortes para rechazar el “dumping” fiscal entre comunidades. Un segundo punto, para la instar al Moncloa a la reforma del impuesto de patrimonio, fue rechazado. Contemplaba la “armonización y corresponsabilidad fiscal” entre comunidades y la “eliminación de deducciones y bonificaciones respecto a la cuota íntegra”.