Imagen de archivo de un almacén
La portavoz del PP, Mar Vaquero, ha confirmado también que no es posible extenderlas a Huesca

En la previa del Consejo de Ministros donde estarán sobre la mesa las ayudas a las empresas de Teruel, el Partido Popular de Aragón apura sus vías para que Lambán traslade a Madrid sus peticiones. La formación llevará al pleno de la Diputación de Zaragoza de este miércoles extenderlas a las cuatro comarcas limítrofes que se ajustan a los criterios de la normativa europea, además de un incremento hasta el tramo más alto, del 20% de bonificación. Por último, reclaman también que se cubran todos los costes laborales y no solo las contingencias comunes.

El baremo que siguen es la densidad de población. Con menos de 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado se encuentran, de este modo, la Comarca del Aranda, Campo de Belchite, Campo de Daroca y la Ribera Baja del Ebro. Es también la respuesta a la última enmienda del PSOE e Izquierda Unida en el órgano provincial, en la que solicitan incluir a las que se cuentan con la misma situación poblacional y limitan con Soria y Cuenca.

Para defender la propuesta, la portavoz en las Cortes, Mar Vaquero, y el presidente del PP en Zaragoza, Ramón Celma, se han arropado de dirigentes comarcales y alcaldes. El primer edil de Illueca, Ignacio Herrero, ha reclamado a los Ejecutivos aragonés y español ajustarse a los criterios europeos promulgados “hace un año y medio”. Dejar las ayudas como se ha planteado, ha insistido el mandatario en Belchite, Carmelo Pérez, supondría “caer en el conformismo en los temas referentes a la despoblación”.

Pérez ha lamentado, del mismo modo, que los representantes socialistas en las comarcas, a su juicio, no quieran mover ficha. Mientras, critica, su comarca es “poco más que un desierto” en cuanto a población.

EN BUSCA DE APOYOS

Por su parte, el popular en Pina de Ebro, Pablo Blanquet, se ha referido a su comarca, la Ribera Baja, como una región “históricamente emprendedora y con mucho potencial” que adolece de las ayudas. Desea, por tanto, que se “apoye la moción independientemente de los grupos”. Un consenso que echa de menos del mismo modo su homólogo en Daroca, Javier Lafuente.

La portavoz en la DPZ, Iluminada Austero, que ha confirmado la enmienda, tiene claro que es en este órgano, junto a los responsables locales, “donde de verdad se defienden” estas medidas.

En la misma línea, Ramón Celma ha apremiado al Gobierno de Aragón a considerar su postura y que, además, no se olvide de “microempresas y autónomos”, quienes representan una parte significativa del tejido productivo de la zona. No obstante, el del medio rural es para Celma un debate más amplio y no deja de lado otras cuestiones como la calidad de los servicios en estos puntos despoblados.

NO ES POSIBLE LLEVARLAS A HUESCA

El debate alrededor de las ayudas lo centran Zaragoza y Teruel. Sin embargo, desde el PP son conscientes de que existen comarcas de Huesca por debajo del umbral de los 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado. Al hilo de este punto, Mar Vaquero ha explicado que el Alto Aragón no podría acogerse a esta partida por no tener comarcas colindantes, como sí ocurre entre las otras dos provincias aragonesas.

Asimismo, Vaquero, que ya compareció la pasada semana para manifestar su “insatisfacción” por el anuncio, moverá ficha en la Aljafería. La portavoz recordará la iniciativa aprobada en mayo de 2021, en la que se acordó por unanimidad incluir estas cuatro comarcas como perceptoras de ayudas. En la situación actual, ha concluido, ni la sociedad civil ni los empresarios “están plenamente satisfechos”, por lo que seguirán insistiendo para hacer valer su posición.

NOTICIAS DESTACADAS