Morón ha criticado al Gobierno de Aragón por “abandonar” a los aragoneses en pos de los intereses de la Agenda 2030, la sostenibilidad y el “ecologismo radical”

El portavoz de Vox, Santiago Morón, ha protagonizado una de las intervenciones más críticas en el Debate de la Comunidad. En ella, ha criticado al Gobierno de Aragón de “abandonar” a los aragoneses en pos de los intereses de la Agenda 2030, la sostenibilidad y el “ecologismo radical”. “Un rodillo ideológico” para la formación, con el que han tratado de tapar su “incapacidad de defender” a la población.

Morón ha incidido en los socios de Javier Lambán, en especial Podemos, que ha tachado de “extrema izquierda”. Así, consideran que apelar al aragonesismo y el autogobierno no es compatible con la defensa de España a la que se refiere el presidente.

En materia fiscal, tras el anuncio de la reforma, que ha caído sobre el hemiciclo minutos antes, consideran que se deben bajar los impuestos. También, que las previsiones de los presupuestos para 2023 son muy “optimistas” y temen por ello que se “desboque” la deuda. Asimismo, inciden en liberar de “carga fiscal” tanto a los ciudadanos como a las Pymes.

Otra receta de la formación para aligerar gasto es fusionar en dos las consejerías de Industria y Economía, y Educación junto con Universidad, así como el fin de las subvenciones a sindicatos. Para la Sanidad, han vuelto a reclamar la atención presencial frente a la telemedicina, especialmente en el medio rural, y solucionar las carencias presupuestarias.

Todas las críticas conducen a una conclusión, que para Vox es clara. “Su proyecto político tiene fecha de caducidad, mayo de 2023”, ha sentenciado Morón.

LAMBÁN DEFIENDE EL ARAGONESISMO Y A SUS SOCIOS

Lambán ha recogido el guante. “Si ese pronóstico es tan certero como la intervención que acaba de hacer, conseguiremos mayoría absoluta”, ha respondido, desde el respeto a la formación pero calificando su análisis de “profundamente equivocado, contradictorio”, y que en ocasiones parte de la desinformación.

Su réplica ha servido para repasar los puntos que ha criticado Vox, pero a la inversa. De este modo, ha defendido la autonomía y el aragonesismo, una serie de políticas “que han favorecido a comunidades”, como Aragón, “postergadas por el Estado centralista” y han permitido acortar las brechas con las más desarrolladas. También ha ironizado sobre sus socios. “Por lo menos ya no los llama comunistas”, ha añadido, sobre las críticas a Podemos, para después remitirse a sus políticas, en las que, asegura, no existen “excesos de radicalidad”.

No niega, eso sí, que el cuatripartito haya pasado por “momentos de desacuerdo”, si bien desde el inicio de la legislatura se conocían las diferencias entre los grupos. Y frente a esa estabilidad, ha contrapuesto el modelo de Vox. “Como socios de gobierno, se han mostrado tóxicos hasta la extenuación”, ha comentado Lambán, haciendo referencia a ejemplos de otras comunidades.

CAMBIO CLIMÁTICO

El máximo mandatario autonómico y Morón han tenido uno de sus choques tratando el cambio climático. Vox alega que ese “alarmismo climático” no debe suponer restricciones a la economía y lo responsabilizan, en parte, como uno de los causantes de la crisis energética.

Mientras, la postura del PSOE es la contraria. “Es un error científico de primera magnitud que lo sigan negando”, ha protestado el presidente. Y en lo relativo a la energía, ha insistido en la necesidad de encontrar vías para producirla dentro de la Comunidad y que tenga la máxima repercusión posible en el territorio, en forma de empleo e inversiones.