Las Cortes de Aragón, durante el debate de los Presupuestos
Aunque las cuentas estaban claras a favor del Gobierno, se ha vivido un tenso debate con el PP

Con el apoyo del cuatripartito, los Presupuestos de Aragón para 2023 han superado el Debate a la totalidad. Solo el Partido Popular y Vox han votado en contra, mientras que Izquierda Unida y Ciudadanos se han abstenido. El siguiente paso es la apertura del plazo de enmiendas, desde el lunes y hasta el 13 de diciembre, antes del Pleno para su aprobación el 29 del próximo mes.

Pese a que las cuentas a favor del Gobierno estaban claras, las Cortes han vivido un debate tenso, principalmente entre el PP y el consejero de Hacienda, Carlos Pérez Anadón. Los populares han afeado a Anadón no tener en cuenta sus propuestas fiscales. Creen además, que con estos presupuestos “Aragón va a crecer por debajo de la media” y reclaman más medidas tangibles en lugar de anuncios. “Llevan dos legislaturas viviendo de Amazon y Bonarea”, ha asegurado la portavoz popular, Carmen Susín.

Y es que, a juicio de los líderes de la oposición, “tener los presupuestos más altos de la historia no es sinónimo de buena gestión ni avance”. A esto mismo se ha referido Vox. “Un presupuesto que no se ejecuta es propaganda”, ha asegurado la diputada Marta Fernández. La formación, que acompaña al PP en su sentido de voto, ha criticado la gestión Ejecutivo por, dicen, “ir por detrás de los acontecimientos poniendo parches”.

Carmen Susín ha tomado la palabra en el Debate a la totalidad por el PP

Desde la tribuna, Fernández se ha referido también a lo que valora como “gasto político superfluo e ideológico” dentro de las cuentas para el próximo año. Así, ha reclamado una estructuración de la administración pública y ha insistido en la fusión de consejerías, como Economía e Industria y Educación y Universidad. No obstante, cree que el cuatripartito sacará “el rodillo” a la hora de aprobar la norma, pues tienen mayoría en la cámara.

“PRUDENCIA” Y “POTENCIAL”

Ante las críticas, Pérez Anadón ha defendido un presupuesto que califica como “guiado por la prudencia” y con “potencial de futuro”. En su discurso, se ha remontado a 2014, en los últimos meses del gobierno popular de Luisa Fernanda Rudi. Entonces, ha dicho, la presidenta celebraba que el aumento del presupuesto de cara a ese año era “la mejor prueba de la marcha de Aragón”.

“Usando ese contundente criterio”, ha ironizado el titular de Hacienda, “podría decirse que Aragón va viento en popa, a toda vela, pero haré lo contrario”. La fiscalidad, sobre todo a raíz de la reforma anunciada por Lambán en el Debate sobre el estado de la Comunidad, ha sido uno de los puntos destacados. “Incide en la tributación directa a las familias y las necesidades sociales. Nuestra propuesta sigue abierta, pero descartamos una bajada indiscriminada de impuestos”, ha respondido al PP.

La nueva reforma, ha subrayado, “repara los errores” de la suya, elaborada “a rebufo de Rajoy” y bajando los impuestos “a los que más tienen”. También ha tenido palabras para Vox. De acuerdo a sus datos, su propuesta fiscal supone una recaudación 237 millones por debajo de lo previsto por el Gobierno. Y para el Ayuntamiento de Zaragoza, porque no tiene claro que el 1 de enero vayan a tener sus cuentas cerradas para el próximo año.

IU y Ciudadanos se han abstenido, si bien sus portavoces han anunciado que serán críticos durante el proceso de enmiendas

EN TIEMPO Y FORMA

Por su parte, los miembros del cuatripartito han celebrado el impulso al último presupuesto de la legislatura. Lo más importante, coinciden, es que se ha dado “en tiempo y forma”, como trasladaba el PAR al consejero. En la misma línea, Chunta Aragonesista destacaba la “estabilidad” que van a aportar y que a su juicio ha sido la nota dominante durante el gobierno de coalición. Podemos, el último socio, ponía en valor el carácter “social de los mismos”. Para ellos ha ido un extenso agradecimiento de Pérez Anadón, que se ha prodigado leyendo una lista con los objetivos cumplidos de los últimos cuatro años.

Ciudadanos e Izquierda Unida, los dos partidos restantes, han puntualizado que su abstención no es un “sí”, y así lo dejarán claro en el proceso de enmiendas. Los primeros han sido especialmente críticos, pero consideran que es la forma más constructiva de afrontar el debate. Finalmente, el voto de confianza de IU va condicionado al apoyo de los servicios públicos para “ganarle el pulso a las derechas”.

LO MÁS VISTO

TE PUEDE INTERESAR