La visita de Feijóo ha reunido a centenares de militantes del PP en el Palacio de Congresos de Zaragoza

Seis meses. Concretamente 180 días. Es la fecha de caducidad que ha puesto el presidente del Partido Popular en Aragón, Jorge Azcón, al PSOE en la Comunidad. “Tenemos la experiencia, las ideas, los equipos, los proyectos y vamos a cambiar el Gobierno”, ha asegurado, sin confirmar si liderará esa alternativa que ha sacado músculo en un acto multitudinario en Zaragoza.

Con una puesta en escena prácticamente electoral, el PP se ha rodeado de su militancia, con los más jóvenes sobre el escenario, y ha mostrado el lema “En defensa de un gran país”, para abordar la actualidad política nacional.

Azcón ha aprovechado para tender la mano a su líder nacional, Alberto Núñez Feijóo, de quién ha dicho que será el próximo presidente del Gobierno de España y con quien comparte, ha añadido, “su forma de hacer política resolviendo problemas”. Sobran motivos en el PP para sacar a Lambán del Pignatelli y a Sánchez de la Moncloa. Los hay “más que nunca”, han repetido por activa y por pasiva desde la tribuna.

1 / 10

Al primero, lo ha calificado como “uno más en el ejército sanchista” por votar en las Cortes en contra de instar a reformar el delito de sedición o la ley del “solo sí es sí”, entre otras cuestiones. También ha criticado la gestión de los servicios públicos en la Comunidad, con especial hincapié en la sanidad y las listas de espera, la educación, las carreteras o la dependencia. En la misma línea se ha referido a la economía, a raíz de la reforma fiscal o la gestión de los fondos Covid “para pagar facturas que estaban en el cajón”.

LAMBÁN DEBE “ASUMIR SUS FRACASOS”

En el discurso del también alcalde de Zaragoza han tenido cabida algunos de los grandes proyectos de la legislatura del cuatripartito. Así, ha hablado de la candidatura olímpica junto a Cataluña para 2030 o la fábrica de baterías. En marcha siguen la Agencia Espacial en Teruel, la de Inteligencia Artificial o la de Salud Pública. El PP tenderá la mano, ha añadido Azcón, pero Lambán deberá “responder a sus fracasos” si no es capaz de sacarlos adelante.

Otro ejemplo que ha enumerado es la nueva Romareda, el mismo día en el que el PSOE ha votado en contra del texto para sacarla adelante en el Ayuntamiento. “Dicen que no van a poner palos en las ruedas”, ha apuntado, pero luego lamenta que voten “lo contrario”.

“NARCISO” SÁNCHEZ

Los asuntos de Moncloa, además en presencia de Feijóo, han tenido su hueco. El “ego desmedido” que, ha dicho, tiene Pedro Sánchez, no tapa los problemas. “Podemos hablar de la ley trans, los insultos de la alumna aventajada que es la ministra de Educación (Pilar Alegría) o que una parte del Gobierno llama fachas a los jueces, pero Narciso Sánchez solo tiene un objetivo y es sobrevivir a cualquier precio”, ha recalcado. Algo que, a su juicio, ha ocurrido en la aprobación de los Presupuestos.

Azcón se ha preguntado dónde están “los límites del PSOE” y “hasta dónde están dispuestos a llegar”, en referencia a la ley del “solo sí es sí” y la reforma de los delitos de sedición y malversación. Todo se resume, ha concluido, en la máxima de “decir una cosa y hacer la contraria”, como ocurrió según él con el trato a Bildu, los pactos con Podemos o la promesa de “tipificar el delito de referéndum”. “Mintió a los españoles. Sabía que si (Sánchez) decía la verdad, no le darían su confianza. No nos vamos a olvidar”, ha resumido el líder autonómico de la formación.

Tras bajarse del atril, aplausos, abrazos y la versión rock del himno del PP a todo volumen. 180 días. La cuenta atrás, con o sin él, aunque no quede mucho más para saber si estará al frente de la nave, ha comenzado.

LO MÁS VISTO