Lambán ha propuesto reformar la Constitución para reforzar el sistema y horizontalizar el federalismo

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha reiterado en las jornadas sobre la España territorial que los 40 años de autonomía aragonesa ha sido una historia de éxito. Además de desarrollar el Estatuto de Autonomía, el líder del Ejecutivo cree que queda pendiente involucrarse más en la gobernanza del país, “que corre riesgos y atraviesa dificultad extrema”, por lo que se ha mostrado dispuesto a “arrimar el hombro para evitar la peligrosa deriva actual, que pone en peligro el artículo de la Constitución de la unidad de España”.

Así, Lambán ha propuesto reformar la Constitución para reforzar el sistema y horizontalizar el federalismo, agudizando las relaciones entre comunidades y creando una verdadera Cámara Territorial. A su juicio, debería cuajar la relación entre autonomías para hacer frente a problemas comunes como ya se ha hecho muchas veces en las que Aragón ha compartido con otras la lucha por las comunicaciones, la despoblación y la falta de financiación autonómica.

El presidente ha incidido en que en Aragón hay una situación económica promisoria y la colaboración público-privada ha facilitado el despegue de muchos sectores, mientas hay otros que están definiendo su modelo, como el de las energías renovables. Además, el presidente ha reiterado que Aragón es una “comunidad satisfecha del autogobierno y su propia evolución”.

MESA REDONDA

Lambán ha clausurado las Jornadas “Aragón y la España territorial: una hoja de ruta para un futuro inmediato”, organizadas por la Fundación Giménez Abad en el Palacio de La Aljafería, enmarcadas en la conmemoración del 40 aniversario del Estatuto de Autonomía.

Lo ha hecho tras la celebración de una mesa redonda sobre “El estado de las autonomías: balance y mirada de futuro desde el ejercicio de la responsabilidad política”, en la que han participado los expresidentes de Asturias y de Castilla y León, Javier Fernández y Juan Vicente Herrera, respectivamente, moderados por el periodista José Antonio Zarzalejos.

Javier Fernández ha valorado positivamente la evolución desde una España con muchas carencias, si bien ha colocado en el contrapeso de la balanza la ausencia del Estado en Cataluña y Euskadi, lo que a su juicio es inexcusable si se quiere avanzar en el estado de las autonomías. Pero cree que hay elementos de integración y colaboración horizontal, es decir, entre autonomías y el poder central en igualdad, abogando por la sistematización de la conferencia de presidentes y por una Cámara Territorial, además de un esfuerzo para clarificar el modelo confuso autonómico y avanzar en el sistema de financiación autonómica parado desde hace casi una década.

Juan Vicente Herrera, sin embargo, no ha querido que los nacionalismos ocuparan su visión pero ha entendido que los padres de la Constitución, con todos los problemas y amenazas al sistema democrático como la cantonalización progresiva y las potentes fuerzas desleales, se encontrarían “razonablemente satisfechos” y podrían decir que la España autonómica y la nueva construcción del Estado es una historia de éxito colectivo. Las dos aportaciones fundamentales de las autonomías es, por un lado, la clara contribución a la modernización de España y, por otro, hacerse cargo de la gestión de lo que interesaba a los ciudadanos, su utilidad, en materia de sanidad, vivienda, empleo, educación, etc. Igualmente, ha coincidido en reforzarla con las vías de colaboración horizontal.

Sobre el arraigo del populismo, ambos han coincidido en que afecta al conjunto de los partidos políticos, no solo a los nacionalismos. Según Javier Fernández, el populismo lo ha contaminado todo, como en EEUU y otros países, y Juan Vicente Herrera cree que se retroalimentan. A los tres se ha referido Lambán con respeto y reconocimiento por sus convicciones y trayectoria.

LO MÁS VISTO