Las hostilidades entre el PP y el PAR han sido constantes en diversas intervenciones parlamentarias a lo largo de la legislatura

“Hay cuestiones que, dentro de la caballerosidad política, no caben”. Por este motivo, el presidente del PAR, Arturo Aliaga, ha enviado un escrito al máximo responsable del PP a nivel nacional, Alberto Núñez Feijóo, para que cesen las hostilidades entre ambas formaciones, incluyendo los acercamientos de la Dirección del PP a cargos aragonesistas, como reconoció su secretaria general, Ana Alós, la semana pasada.

En este sentido, Aliaga ha lamentado que se haya generado un clima “complicado” entre ambas formaciones que “tampoco acierto a entender” tras “muchos años de relaciones”. “Soy el presidente de un partido que, aunque sea pequeño, tiene dignidad”, ha reivindicado el también vicepresidente del cuatripartito ante los medios de comunicación.

Las hostilidades entre el PP y el PAR han sido constantes en diversas intervenciones parlamentarias a lo largo de la legislatura, pero han subido de temperatura tras la sentencia judicial que anulaba el último congreso del PAR por irregularidades en la afiliación de 311 militantes. Inmediatamente, el presidente popular, Jorge Azcón, pidió su dimisión de todos los cargos, tanto de partido como en el Ejecutivo, mientras que Aliaga insinuó “injerencias” del PP en esta crisis.

De hecho, Alós confirmó públicamente el pasado miércoles que habían llamado a alcaldes del PAR para unirse a su partido de cara a las elecciones del 28 de mayo, justificando que forma parte del “juego político” y que son ellos los que “toman sus decisiones”. “Llevo muchos años haciendo candidaturas en Huesca y sería la primera vez que un partido no toca alcaldes de otro partido”, aseguró la número 2 del PP de Azcón.

A LA ESPERA DE RESPUESTA JUDICIAL

Por otro lado, el PAR se encuentra a la espera de la resolución judicial a la petición de los críticos, liderados por Elena Allué y Xavier de Pedro, de anular la convocatoria de un Congreso extraordinario para el mes de enero, con el que Aliaga quiere dar por finalizada la crisis y emprender un nuevo rumbo en la formación aragonesista. “Tengo que esperar, con mucho respeto, a la decisión del juzgado y, a partir de entonces, tomar decisiones”, ha afirmado el vicepresidente autonómico.

En caso de que el juez echara atrás la convocatoria del Congreso, Aliaga ha asegurado que tiene “todo previsto”. “Habrá que hacer una nueva convocatoria y ver qué dicta la sentencia. Que quede claro que yo estoy dispuesto a cumplir la ley, no a otra cosa”, ha añadido.

LO MÁS VISTO