Jorge Azcón
El candidato a la Presidencia de Aragón ha afirmado que "para sacar a Sánchez de la Moncloa, primero tenemos que sacar a Lambán del Pignatelli"

Queda al fin deshojada la margarita. El presidente del PP de Aragón y alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha confirmado este viernes que será el candidato popular a la Presidencia de la Comunidad en las elecciones del 28 de mayo. Así, 362 días después de ser elegido como líder de la formación, ha anunciado que dejará la plaza del Pilar para enfrentarse a Javier Lambán en los próximos comicios. Eso sí, acabando antes los cinco meses de mandato en la Alcaldía.

No ha habido sorpresas. Y es que el líder nacional, Alberto Núñez Feijóo, desveló el secreto hace apenas una semana. De hecho, incluso apuntó que la nueva candidata popular para el Ayuntamiento de Zaragoza sería una mujer. Esto último, sin embargo, ha quedado todavía en el aire, al menos por el momento.

Azcón se ha mostrado muy claro respecto a su objetivo frente al actual presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, y al de España, Pedro Sánchez. En este sentido, ha puntualizado que «mandar al PSOE y a Podemos a la oposición es imprescindible». Y ha ido más allá, «en España esto constituye un imperativo para quienes creemos en la Constitución y en el Estado de Derecho». Y para lograr ese objetivo, ha dicho, «para sacar a Sánchez de la Moncloa, primero tenemos que sacar a Lambán del Pignatelli».

Para lograrlo, el líder del PP aragonés confía en el aval que le ha garantizado su gestión al frente del Ayuntamiento de Zaragoza. Él mismo la ha denominado como «sensata, razonable y bien valorada por los ciudadanos en todas las encuestas». Y, en consecuencia, quiere trasladar esto mismo al voto de todos los aragoneses con un proyecto «amplio, inclusivo y abierto al talento» de quienes quieran acudir a su partido para trabajar, aportar ideas y un modelo aragonesista y constitucional de avance social.

CRÍTICAS A LA GESTIÓN DE LAMBÁN

De igual forma, Azcón ha criticado la «mala gestión» del gobierno del cuatripartito y ha acusado a los socialistas de no defender los intereses de Aragón y España frente a Sánchez. En esta línea, ha enumerado diversos proyectos en los que considera que el Gobierno de Aragón no ha actuado defendiendo a sus ciudadanos.

Entre ellos, ha recriminado a Lambán que le hayan «tomado el pelo» con la candidatura de los Juegos Olímpicos de Invierno en favor de los socios independentistas. También que haya sido «incapaz» de traer proyectos estratégicos a la Comunidad Autónoma como la fábrica de baterías.

Por último, ha reprochado que «se haya recortado la construcción de 30 embalses», «se hayan suprimido 151 paradas de autobús en los pueblos más pequeños» o que «se haya permitido el cierre de la Central Térmica de Andorra sin que se haya aprobado un Plan de Transición Justa».

«Somos la única alternativa a tanto error y tanto disparate de la izquierda. Es hoy más necesario que nunca. Cuando los aragoneses sufrimos las mayores cargas fiscales, los mayores impuestos de todos los españoles y a cambio recibimos los peores servicios sanitarios. Sufrimos las peores carreteras de todo el territorio nacional y vemos constantemente cómo proyectos estratégicos que dependen del gobierno socialista se entierran como el Pacto del Agua o cómo se van a otras comunidades autónomas por la irrelevancia de Lambán», ha afirmado.

FUTURO Y ELECCIONES

En el horizonte quedan ahora cinco meses por delante en los que también habrá que despejar algunas incógnitas. La primera de ellas, quién sustituirá a Azcón en su candidatura a la Alcaldía de Zaragoza. Sin embargo, a nivel autonómico, la intención es clara. Los populares buscarán volver a ganar en Zaragoza, Huesca y Teruel, para así liderar las principales instituciones aragonesas.

LO MÁS VISTO