La Ejecutiva acordó hace dos semanas la convocatoria de este Congreso extraordinario

Nuevo golpe a la línea de flotación de Arturo Aliaga como presidente del PAR. El juez ha aceptado parcialmente las medidas cautelares del sector crítico y ha anulado el Congreso extraordinario convocado por la Ejecutiva para el mes de enero, en el que el líder aragonesista esperaba sentar las bases de la reconciliación de cara a las elecciones de mayo.

En su auto, hecho público a primera hora de este viernes, el juez estima parcialmente la demanda de los críticos, y suspende el acuerdo de la Ejecutiva de convocar ese nuevo cónclave, ya que supondría “un riesgo para la efectividad” de la sentencia antes de que sea firme el próximo 2 de enero. “No se trata de celebrar un nuevo congreso sino continuar con la celebración de la asamblea del XV congreso, una vez adoptados los nuevos acuerdos que sustituyan a los anulados”, expone el juez.

No obstante, el juez entiende que no procede la suspensión de la Ejecutiva actual, la ganadora del Congreso anulado por el juez, ya que “le privaría de su derecho a decidir si recurre la sentencia”, para lo que tiene plazo hasta el 2 de enero. En aquella decisión, el juez declaró la nulidad de los resultados del cónclave, por lo que queda en el aire la validez de la Ejecutiva pasada esa fecha. “No puede ser otra Comisión Ejecutiva la que tome esa decisión y, por ello, es aceptable que se señale una fecha para una nueva reunión de la asamblea si no hay intención de recurrir”, ha añadido, remarcando que los críticos todavía tienen plazo para presentar algún recurso.

La actual Ejecutiva del PAR convocó este Congreso extraordinario el pasado 2 de diciembre para definir el liderazgo de la formación “construir” el programa con el que afrontar las citas electorales de mayo de una forma unida entre toda la militancia. Además, con este movimiento esperaba evitar que la anterior Dirección tomara el poder una vez que la sentencia fuera firme, pero ahora ha recibido un nuevo varapalo de la Justicia.

De esta forma, el sector crítico, liderados por Elena Allué y Xavier de Pedro, declararon la guerra a Aliaga tras conocerse la sentencia que anulaba el Congreso por la afiliación de 311 militantes de forma irregular, llegando a exigir su expulsión inmediata del PAR. “Lejos de ayudar al futuro del PAR, se ata a la pata de un sillón para perpetuarse en la Vicepresidencia de Aragón. Nadie puede caer más bajo ni hacer tanto daño a las siglas de un partido”, afirmaba Allué.

LO MÁS VISTO