Felipe VI. junto a Lambán e Ignacio Urquizu en su visita a Alcañiz
Lambán ha respaldado su mensaje "reconfortante" | Foto: Casa Real

La política aragonesa ha salido al paso del tradicional discurso navideño de Felipe VI. Un mensaje, el de este año, marcado por la crisis a raíz de la renovación del Consejo General del Poder Judicial. Fuera de la península, el monarca se refirió también al papel que puede jugar España en el contexto europeo.

Así pues, el presidente de Aragón, Javier Lambán, es uno de los que ha reaccionado positivamente a sus palabras. Lo calificó de «reconfortante» y que, además, emplazaba a todos a «la reflexión, la autocrítica y la moderación«. En su perfil de twitter, el jefe del Ejecutivo ha ensalzado que se mencionasen la transición y la constitución española como dos puntales a seguir.

En la misma línea, su homólogo popular y alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, vio el discurso «oportuno y muy acertado». Especialmente, su «llamada a la unidad de la Nación en torno a los fundamentos constitucionales y al legado de la transición». «Nos han dado los mejores años de nuestra historia y son la clave para construir un futuro esperanzador», ha añadido Azcón.

Desde el Partido Aragonés, Arturo Aliaga ha llamado a preservar la Corona, una institución «clave». Para el vicepresidente y consejero de Industria, las palabras del monarca fueron «serias y valientes», y en su figura está «uno de los mejores embajadores de España«, probablemente, señalan, «el mejor de la cultura, historia, patrimonio y proyectos empresariales» del país.

CONVIVENCIA

Por su parte, en Ciudadanos han destacado su «llamada a proteger la convivencia». El consejero de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza, Víctor Serrano, considera que el monarca «aporta altas dosis de tranquilidad». Serrano subraya que «la división, el deterioro de la convivencia y la falta de respeto por las instituciones no son un síntoma, son la enfermedad misma». «Tengamos serenidad para recobrar la salud democrática y respeto por la independencia de las instituciones», ha concluido.

En las Cortes, el portavoz y coordinador autonómico, Daniel Pérez Calvo, ha pedido una reforma de la ley electoral, que hoy «da oxígeno a las minorías que la amenazan». Asimismo, ha respaldado la reivindicación de la Constitución y la Transición por parte de Felipe VI «como piedra angular«.

CRÍTICAS

Mucho más crítico ha sido el diputado y portavoz de Izquierda Unida, Álvaro Sanz, quien considera que el jefe del Estado se situó «en la equidistancia más absoluta. «De nuevo un señor al que no ha votado nadie se mete en nuestras casas a darnos lecciones morales. Pedirle a la patronal que negocie salarios o a la derecha que respete la separación de poderes si eso para otra vez», ha publicado en su perfil de twitter.

Los partidos de la España Vaciada, Teruel Existe y Aragón Existe, han lamentado que el rey se haya olvidado, a su juicio, de las zonas rurales. Echan de menos, según han apuntado, «una referencia a los problemas» que consideran más graves, entre los que figuran «la falta de cohesión territorial y la despoblación«. En este sentido, piden vertebrar el país y evitar que haya españoles «de primera y de segunda».

«Si quieren que España vuelva a ser una región próspera, que proteja la convivencia como pide el rey, y que tenga unas instituciones más fuertes y respetadas, tendrán que contar con nosotros«, concluye su comunicado conjunto.

LO MÁS VISTO