Las cuentas volverán a entrar en funcionamiento el 1 de enero

Los Presupuestos de Aragón para 2023 ya han superado toda su tramitación parlamentaria antes de que sea aprobado de forma definitiva este jueves 29 de diciembre por el Pleno de las Cortes. La Comisión de Hacienda ha ratificado el informe de la ponencia del proyecto de ley con el único voto favorable del cuatripartito y el rechazo de la oposición a las cuentas con las que el Ejecutivo autonómico cerrará la legislatura.

De esta forma, los Presupuestos finalizan su largo camino por las Cortes, que se inició el 11 de noviembre con su aprobación en un Consejo de Gobierno extraordinario y que tuvo su primer escollo una semana después con el debate a la totalidad, en el que IU y Ciudadanos se abstuvieron. En total, los grupos presentaron más de mil enmiendas, 78 más que las cuentas de 2022, aunque el cuatripartito solo ha contemplado 12 de Ciudadanos e IU.

No en vano, la diputada del PP Carmen Susín criticó el “rodillo” aplicado por el Ejecutivo de Javier Lambán, que no admitió ninguna de las 362 enmiendas presentadas por la formación popular, mientras que el responsable de Ciudadanos en Hacienda, José Luis Saz, lamentaba la “falta de sensibilidad” y de “coherencia” al negar cualquier acuerdo con la oposición. Desde Vox, Marta Fernández definía el Presupuesto como un “paripé” antes de las elecciones, mientras que el portavoz de Izquierda Unida, Álvaro Sanz, rechazaba la “nula voluntad” del Gobierno de “lealtad a la vocación del pacto”.

UNAS CUENTAS DE 8.250 MILLONES DE EUROS

Con ello, las cuentas volverán a entrar en funcionamiento el 1 de enero, como ha sido la tónica habitual del cuatripartito en esta legislatura, haciendo valer su mayoría en las Cortes. Un Presupuesto que vuelve a presentar una cifra récord, con un crecimiento de un 10,82% respecto a 2022 y alcanzando los 8.250 millones de euros, el más alto de la historia de la Comunidad.

Los departamentos de Sanidad, Educación y Ciudadanía vuelven a copar la mayor parte del proyecto de ley, sumando entre ellos más de la mitad de las cuentas, que tienen el firme propósito de “transmitir seguridad y confianza” a los ciudadanos “en estos tiempos turbulentos”, como explicaba el presidente de Aragón, Javier Lambán. En concreto, de los casi 800 millones de incremento respecto a 2022, 450 millones van destinado a los servicios públicos y 330 a potenciar la creación de empleo, y las inversiones y transferencias de capital suman 1.042 millones, 265 más que en el actual ejercicio.

Así, Sanidad crece un 13,6% hasta los 2.549 millones de euros, incluyendo 71,4 millones para terminar los hospitales de Teruel y Alcañiz, 4,6 para abordar el centro de salud de Barbastro o 500.000 euros para iniciar las actuaciones en el del Perpetuo Socorro de Huesca. Mientras, Educación se incrementa un 4,9% hasta los 1.196 millones de euros, con especial incidencia en las inversiones de 21 millones de euros para colegios del sur de Zaragoza e infraestructuras de Huesca y Teruel, y el Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) registra el mayor presupuesto de su historia con 416,2 millones.

LO MÁS VISTO