Las cuentas entrarán en funcionamiento el 1 de enero, como ha sido la tónica habitual del cuatripartito en esta legislatura

Los cuartos y últimos Presupuestos de la legislatura han sido aprobados definitivamente en el Pleno de este jueves con los votos en solitario del Gobierno PSOE-Podemos-PAR-CHA. Los cuatro socios han visto cómo toda la oposición ha dicho “no” a sus cuentas entre críticas de “rodillo” y “apisonadora”, después de que hayan aprobado apenas doce enmiendas, de más de 950, “sin debate ni negociación” y con “un desprecio a las formas”.

Un proyecto de Presupuestos “lambanista” que, a juicio de la popular Carmen Susín, revelan la “prepotencia, soberbia y falta de respeto” y que resume “una forma de hacer política, la de Javier Lambán”. “Es un presupuesto perjudicial para Aragón. Volveremos a tener el presupuesto más alto, pero también seremos los que más impuestos pagamos, los que mas tiempo esperamos a que nos esperen, con una enseñanza de peor calidad, las peores prestaciones de dependencia, circulando por las peores carreteras, devolveremos fondos europeos”, ha enumerado la portavoz del PP, a quien han rechazado sus 362 enmiendas.

Desde el cuatripartito también se ha votado en contra de todas las propuestas de Vox, cuya diputada Marta Fernández ha reclamado “medidas valientes” que “ajusten el cinturón del gasto público”. “La propuesta que planteamos, y que está a años luz de la que pretenden el resto de los partidos políticos, consiste no solo en bajar los impuestos, sino también bajar los gastos, principalmente, reducir el gasto político improductivo e ideológico y el gasto ineficiente de la administración. No hemos visto nada de ello en este presupuesto y, lejos de bajar el gasto, lo incrementan», ha reiterado.

El Presupuesto que vuelve a presentar una cifra récord, con un crecimiento de un 10,82% respecto a 2022 y alcanzando los 8.250 millones de euros

CIUDADANOS E IZQUIERDA UNIDA, DOLIDOS POR LA FALTA DE NEGOCIACIÓN

Un poco más de suerte han tenido en Ciudadanos, que han logrado aprobar cuatro enmiendas que mueven unos “exiguos” 75.000 euros “de un presupuesto de 8.250 millones”, es decir, “un 0,000001%”, ha detallado su portavoz en Hacienda, José Luis Saz. “No digo que se haga caso completo a las enmiendas, pero, teniendo en cuenta que en los presupuestos anteriores ha habido dialogo, se podía haber consensuado con la oposición”, ha añadido.

Por su parte, el diputado de IU, Álvaro Sanz, cree que se ha desaprovechado la “oportunidad” de “acometer cambios profundos en los servicios públicos y en el tejido productivo”, y que estas cuentas solo “reproducen los planes de 2019”, lo que ha calificado de “un error político de primer orden”. “¿Garantizan estos presupuestos el refuerzo de los servicios públicos con cambios estructurales? No. ¿Garantizan el reparto de la riqueza por la vía fiscal? No. ¿Garantizan que el dinero que se inyecta a la actividad productiva está condicionado para que llegue a pymes, autónomos y trabajadores? No. ¿Garantizan la sostenibilidad? Evidentemente, no”, ha sostenido.

“LOS MEJORES PRESUPUESTOS DE LA HISTORIA”

Por su parte, las cuatro fuerzas que sustentan al Ejecutivo han defendido en bloque unos presupuestos que son “la mejor herramienta para seguir creciendo”, ha afirmado el socialista Óscar Galeano, atacando la “realidad paralela” en la que, asegura, viven PP y Vox. “El PP, junto a su fiel escudero, Vox, vuelve al barro y a su discurso del no. Es la misma respuesta de siempre. Han presentado las mismas enmiendas y las mismas excusas para decir que no, independientemente del contexto, formas y contenido, con Casado o Feijóo, Beamonte o Azcón. Es un guion previsible del que no quieren salir”, ha criticado.

Asimismo, la portavoz de Podemos, Marta de Santos, cree que los presupuestos “diseñan un mejor Aragón de presente y futuro” y “ponen en el centro a las personas”, mientras que la diputada de Chunta Carmen Martínez ha rechazado la “sobreactuación” de la oposición, insistiendo en que no están en posición de “dar lecciones de gestión u ofrecer estabilidad política”. Jesús Guerrero, del PAR, ha calificado las cuentas de “históricas, expansivas, responsables y pensando en el bien de los aragoneses”, dejando una frase al Parlamento: “suma, no restes, multiplica y no dividas”.

UNOS PRESUPUESTOS DE 8.250 MILLONES DE EUROS

Una vez han sido aprobadas, las cuentas entrarán en funcionamiento el 1 de enero, como ha sido la tónica habitual del cuatripartito en esta legislatura, haciendo valer su mayoría en las Cortes. Un Presupuesto que vuelve a presentar una cifra récord, con un crecimiento de un 10,82% respecto a 2022 y alcanzando los 8.250 millones de euros, el más alto de la historia de la Comunidad.

Los departamentos de Sanidad, Educación y Ciudadanía vuelven a copar la mayor parte del proyecto de ley, sumando entre ellos más de la mitad de las cuentas, que tienen el firme propósito de “transmitir seguridad y confianza” a los ciudadanos “en estos tiempos turbulentos”, como explicaba el presidente de Aragón, Javier Lambán. En concreto, de los casi 800 millones de incremento respecto a 2022, 450 millones van destinado a los servicios públicos y 330 a potenciar la creación de empleo, y las inversiones y transferencias de capital suman 1.042 millones, 265 más que en el actual ejercicio.

Así, Sanidad crece un 13,6% hasta los 2.549 millones de euros, incluyendo 71,4 millones para terminar los hospitales de Teruel y Alcañiz, 4,6 para abordar el centro de salud de Barbastro o 500.000 euros para iniciar las actuaciones en el del Perpetuo Socorro de Huesca. Mientras, Educación se incrementa un 4,9% hasta los 1.196 millones de euros, con especial incidencia en las inversiones de 21 millones de euros para colegios del sur de Zaragoza e infraestructuras de Huesca y Teruel, y el Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) registra el mayor presupuesto de su historia con 416,2 millones.

LO MÁS VISTO