Hospital Miguel Servet de Zaragoza
Sanidad absorbió más de 2.000 millones de gasto | Foto: Laura Trives

El Gobierno de Aragón recibió 402 millones de euros de transferencias extraordinarias del Estado para financiar los servicios públicos esenciales y el resto de las competencias dañadas por los efectos de la pandemia. En total, la Comunidad ingresó 7.536 millones de euros, un 8% más que en el ejercicio anterior, mientras que el gasto presupuestario fue de 6.985 millones de euros, un 4,3% más, de los que 2.362 fueron para Sanidad.

Las consecuencias del Covid siguieron impactando en el presupuesto de gastos, aunque de manera desigual. Mientras que los gastos en los programas de educación pública se incrementaron en 59 millones, los derivados de la asistencia sanitaria se redujeron en 40 millones, un gasto superior, en todo caso, al registrado antes de la pandemia. En atender los gastos de personal se empleó el 35,5% del presupuesto ejecutado, 2.477 millones de euros. A 31 de diciembre de 2021, la Comunidad tenía 60.180 empleados públicos, concentrados, casi en un 80%, en el Salud y en los centros docentes no universitarios.

Además, la tasa media de temporalidad fue del 48,6%. A excepción de los incrementos del personal temporal por razón del Covid-19, el informe explica que la tasa de temporalidad no se debe a situaciones coyunturales, por lo que supone un incumpliendo de la normativa sobre el empleo público.

MÁS DE 9.000 MILLONES DE DEUDA

En este ejercicio, la Comunidad incrementó el endeudamiento en 306 millones de euros para financiar el presupuesto. Al cierre del cuarto trimestre de 2021, la deuda de la Comunidad Autónoma, según el boletín estadístico que publica el Banco de España aplicando el protocolo del procedimiento de déficit excesivo, era de 9.060 millones de euros, dos puntos por debajo de la media de las comunidades autónomas, lo que representa 6.891 euros por habitante. Aprovechando el contexto de tipos de interés fijos reducidos, en 2021 la Comunidad Autónoma refinanció parte de su deuda y redujo gastos financieros. En dicho ejercicio, el gasto en intereses fue de 122 millones de euros, la mitad que en 2014.

El remanente de tesorería mejoró respecto al ejercicio anterior, pero siguió siendo negativo por importe de 404 millones de euros, tras los ajustes de la Cámara de Cuentas. Entre estos ajustes, destaca uno por importe de 53 millones de euros correspondientes a gastos de personal devengados y no reconocidos en el ejercicio. El importe tan elevado que alcanza el remanente negativo indica que la Comunidad sufrirá tensiones de tesorería a corto plazo y que debería adoptar medidas para corregir este desequilibrio y recuperar ese saldo negativo.

Entre las salvedades de la auditoría financiera, el informe reitera que la cifra del patrimonio neto de la comunidad autónoma no refleja la imagen fiel del mismo debido a las incorrecciones detectadas en la gestión del inventario contable, como las relativas al cálculo de la amortización acumulada del inmovilizado no financiero (edificios, locales, maquinaria, etc.) que revelan un valor de los activos inferior al real en, al menos, 560 millones de euros.

INCUMPLIMIENTOS

El informe también advierte de la falta de registro en la contabilidad de la Comunidad Autónoma de los ingresos procedentes del pago de las cuotas de comedores escolares (presupuestados en 15 millones de euros), cuyo seguimiento extracontable realiza cada centro, con los consiguientes riesgos de justificación y control.

La auditoría de legalidad refleja que la Comunidad Autónoma incumplió el periodo medio de pago a proveedores, establecido en 30 días, durante ocho meses del ejercicio 2021, situándose en 35,78 días de media, diez más que la media de las comunidades autónomas.

La revisión de la contratación realizada en 2021 revela un gasto de 255 millones de euros comprometido sin seguir los procedimientos. De este gasto, 191 millones son por la compra de suministros sanitarios realizada directamente por los centros hospitalarios.

Respecto a la revisión de los contratos, los auditores señalan que las omisiones y errores en la información que la Comunidad Autónoma proporciona a la Cámara de Cuentas impide planificar correctamente la fiscalización de la actividad contractual y dificulta la obtención de onclusiones.

En relación con la gestión de los fondos Next Generation UE, que se recibieron en el último trimestre del ejercicio, el trabajo de auditoría cifra en el 20% su nivel de ejecución (102 millones de los 505 disponibles). Los remanentes podrán incorporarse al presupuesto de 2022, si bien el informe advierte que exigirán una carga de gestión adicional que se acumulará a la inherente al segundo desembolso del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

LO MÁS VISTO